La artesanía gomera pide paso

19/03/2018

Los artesanos gomeros creen que ha llegado el momento de poner en valor el trabajo que realizan pero no solo de cara a la galería, sino de una manera real y efectiva. Están convencidos de que en la isla se puede vivir de la artesanía, pero reclaman el apoyo de las instituciones y, sobre todo, poner freno a la comercialización de falsa artesanía.

ETIQUETAS:

Hace unos días la asociación de artesanos de La Gomera Tacalcuse hacía un llamamiento para que las administraciones públicas de la isla promovieran la creación y el desarrollo de cauces de comercialización necesarios para lograr que la artesanía sea económicamente rentable. Su presidente, Marco Cassone, reclamaba ayudas para el sector, pero no solo en forma de subvenciones, sino reales, como facilitar que haya puntos de exposición y venta de sus productos permanentes. También el presidente de la recién creada Asociación de Artesanos Garajonay, Antonio Febles, cree que se tiene que facilitar que la artesanía llegue al mercado, pero sobre todo apela a la salvagurada de la imagen artesanal de La Gomera.

Y desde el Cabildo gomero, el consejero Industria, Comercio y Consumo, Emiliano Coello, asegura que la institución está «volcada» con este sector, pero reconoce que hay muchos artesanos que no se dedican a tiempo completo a la creación artesana, aunque asegura que «eso no significa que la artesanía esté en peligro».

En La Gomera hay censados unos 150 artesanos, aunque la mayoría, reconoce Coello, no tiene en la artesanía su principal modo de vida. A eso es a lo que aspiran los asociados a Tacalcuse, dice Marco Cassone. La mayoría de ellos están radicados en Valle Gran Rey y allí, denuncian, por un lado, la «absoluta dejadez por parte del Ayuntamiento» en lo que a la adjudicación de los puestos del mercadillo, que tendrían que haber estado otorgados en diciembre, y, por otro, «tajante oposición» del Consistorio a permitir el establecimiento de un mercado autogestionado permanente en la plaza de San Pedro. Cassone explica que el Ayuntamiento los está condenando al «ostracismo» por cuanto que ni siquiera ha respondido a sus solicitudes. Es más, alegan que los comerciantes de la zona se oponen cuando la asociación Tacalcuse ha hecho una encuenta y 21 de los 24 preguntados « valoraron de forma positiva» al proyecto que se instaló en diciembre de 2016 bajo el nombre de Artesanía Viva y que nunca más ha recibido el apoyo.

Emiliano Coello considera que la colocación del mercadillo de artesanía en el plaza de San Pedro de Valle Gran Rey es «obligado» en un lugar que es clave desde el punto de vista turístico.

La apuesta de la asociación de artesanos Garajonay no solo mira por la comercialización de los productos artesanos, que «también, por supuesto», dice Febles, sino por no perder el legado que pueden dejar de los artesanos de mayor edad. «Legar sus conocimientos a las generaciones futuras mediante la formación es fundamental para mantener y potenciar la identidad gomera», dice el presidente de esta asociación recién creada.

«Hay recursos y se puede vivir de la artesanía», sostienen tanto Febles como Cassone que, además, reclaman «dignificar la imagen artesanal» en la isla para que los oficios ancestrales no desaparezcan.