Un barco de piedra encalla en La Aldea

16/01/2020

Un inventario arqueológico del Cabildo rescata un grabado en la costa aldeana con el dibujo de una embarcación a vela. Es uno de los 26 nuevos yacimientos registrados en el oeste de la isla

Está en un promontorio, en un lugar preeminente de La Aldea, desde el que se divisa bien la costa. Es un curioso dibujo de un barco plasmado con cierto detalle en una roca. Su autor debió querer inmortalizar la embarcación que tenía frente a sus ojos y la grabó en una piedra plana. Pudo ser un pastor. O no. Depende de la imaginación que cada uno le eche. No se sabe mucho más. Tampoco su datación cronológica, aunque parece claro que no es de origen prehispánico. Este barco de piedra de La Aldea suscita más preguntas que respuestas, pero al menos ha dejado de pasar inadvertido para la ciencia, la historia y la legislación canaria. Un inventario arqueológico del Cabildo lo ha rescatado del olvido y le ha dotado de cierta protección cara al futuro.

Es, sin duda, una de las incorporaciones más icónicas y llamativas al nuevo y actualizado listado de enclaves que conforman la Carta Arqueológica de La Aldea, aunque su presencia tampoco es nueva. Ni en Gran Canaria ni en otras islas, donde se tiene constancia de grabados similares. Se han hallado también en Tenerife, Fuerteventura, El Hierro y La Gomera. Pero de este no había registro. Sí lo conocían los aldeanos. Fueron, de hecho, los propios vecinos los que alertaron de su existencia a los técnicos de Tibicena que se patearon La Aldea durante meses para el trabajo de campo con el que iban a sustanciar el nuevo inventario de yacimientos. Y poco después llegó la misma información al Cabildo.

¿Y por qué se sabe que no es de factura reciente? «No se puede datar de forma directa», advierte Xavier Velasco, arqueólogo inspector del Servicio de Patrimonio Histórico del Cabildo, de ahí que se ayuden para encuadrarlo en una determinada época en la tipología de la embarcación recreada. En todo caso, los especialistas saben que no es reciente por el color que presenta el surco del dibujo. Es oscuro, porque se ha meteorizado, lo que revela que lleva hecho hace tiempo.

La inclusión de este grabado en la Carta Arqueológica de La Aldea ha sido posible gracias a la decisión del Cabildo de inventariar y actualizar el patrimonio arqueológico de Gran Canaria de forma sectorizada, por comarcas. Con esa idea encargó a Tibicena que peinara la zona oeste de la isla para revisar el estado de los yacimientos que ya se conocían y para sacar a la luz los que estuvieran inéditos. El trabajo de campo se centró en La Aldea, en parte de Mogán y de la parte alta de San Bartolomé de Tirajana.

26 nuevos enclaves

Las tareas concluyeron en la primera mitad de 2018 y propiciaron que el inventario patrimonial arqueológico de La Aldea, que no se actualizaba desde 2005, haya ganado 26 nuevas referencias, por lo que el catálogo actual aldeano está conformado por 83 emplazamientos arqueológicos. Informa también que 8 de los ya existentes y conocidos se han reunificado en 4 producto de una redelimitación de sus superficies. Además, se dio de baja a otros 9 de los que no se hallaron evidencias físicas. Algunos salieron a la luz con las obras de la carretera La Aldea-El Risco.

La mayoría de los nuevos son estructuras habitacionales de superficie, en piedra, aunque aparecieron igualmente grabados, en su mayoría de motivos geométricos o similares, cuevas funerarias y restos óseos. Unos pocos fueron incluidos dentro de la categoría de área de cautela arqueológica al no existir, a día de hoy, evidencia reconocible en superficie que permita certificar que albergue un yacimiento, pero la fórmula permite al Cabildo introducir un factor de prevención de cara a la conservación del espacio ante el posible desarrollo futuro de esos suelos que sí presentan indicios.

Esta actualización, que ya ha sido entregada al Ayuntamiento de La Aldea, permite una mejor tutela y gestión del patrimonio, compuesto ahora en la isla por 1.106 yacimientos.