Tinte natural para palés ecológicos

20/02/2020

La cochinilla que se produce en Ingenio dará un sello de color y contribuirá a cerrar el ciclo ambiental a los palés que recicla la única planta de residuos de embalaje de madera de Canarias

La cochinilla que se produce en Ingenio tintará los palés 100% ecológicos que recicla la única planta de residuos de embalaje de madera que hay en Canarias, radicada en Mercalaspalmas, en suelo capitalino. Este es, en síntesis, el contenido del convenio que este miércoles firmaron en el ayuntamiento de este municipio los representantes de Canarutex, empresa de Ingenio, y Lopherca Servicios Generales, que lleva dos años dedicada al reciclaje de palés. Ambas rubricaron su acuerdo en presencia de la alcaldesa, Ana Hernández, y de la edil de Comercio e Industria, Catalina Sánchez. Aprovecharon para lanzar la marca que los identificará: De la tierra.

Lorenzo Pérez, de Canarutex, subrayó que la cochinilla, única en el mundo en contar con el sello de Denominación de Origen Protegida, aportará a estos palés reciclados un «valor extra» en la medida en que les permite cerrar al 100% el ciclo medioambiental. Es natural, mientras que «ninguna pintura sintética es 100% ecológica», destacó. Además, hará las funciones de repelente de plagas, por lo que contribuirá a evitar que estos elementos de madera, tan usados para el transporte, dispersen insectos y hongos. Recordó la vinculación de la cochinilla al sector maderero, pues entre sus clientes hay restauradores de muebles de Versalles.

Ezequiel León, gerente de Lopherca, resaltó del acuerdo que ayudará a recuperar un producto y un sector económico para Ingenio. La producción de cochinilla en Canarias no alcanza la tonelada, pero puede llegar a las 40, aclaró Pérez. Y también dijo León que, a su vez, permitirá a Lopherca demostrar que una empresa agraria puede dar una segunda vida a un producto que hoy es visto como desecho y que, además, genera una «economía sumergida brutal», de hasta 3 millones de euros al año en Canarias. Lopherca se hizo con la concesión en Mercalaspalmas para recoger sus palés (unos 160.000 al año), donde los repara y devuelve al mercado, pero aspira a crecer mucho más y suministrarlos a hipermercados, el puerto de La Luz, los polígonos industriales o a la exportación de plátanos. La idea es que cada palé, identificado con un código QR que garantiza su trazabilidad, vuelva al mercado en alquiler. En dos años Lopherca ha creado 10 puestos de trabajo estables. Otro código de colores hará que los que se usen para un supermercado, por ejemplo, no se reutilicen en una industria. Y por cada palé reintroducido en el mercado destinará 10 céntimos a la fundación Foresta, para reforestación.