Una cerveza con esencia de faycán

31/08/2018

‘Telde’ es la nueva creación que irrumpe hoy en el mundo cervecero canario. Elaborada de forma totalmente artesanal, es el homenaje líquido que ofrecen su creador y su pareja a la ciudad que les apasiona y de la que se sienten, como ellos mismos afirman, «orgullosísimos vecinos».

blanca e. oliver / telde

Respiran, siente y viven Telde. Les fluye por las venas.

Juan y Miriam ya llevaban bastante tiempo pensando en crear algo que tuviera que ver con la ciudad y la solución fue tan sencilla como sumar dos más dos:

Ambos aman tanto la cerveza que abrieron un cervecería + Juan trabaja en la cervecera artesanal Jaira = Crearían una cerveza... sin remedio.

Así nació Telde y así la define Juan: «Es el homenaje líquido a todos los que amamos la tierra de los faycanes y con el que se da sabor a la esencia de una ciudad tan bella como diversa».

Juan Antonio Castro Rodríguez sembró la idea y sus compañeros Acaymo Cabrera, Andrés Chapa y Aday Araña, «unos flipaos de la birra», como ellos mismos se denominan, aportaron todos los granitos de arena necesarios para que, dos meses más tarde, naciera la criatura.

Miriam Santana Verona ha sido testigo, impulso y apoyo incondicional y perpetuo de todo el proceso, porque también ella se declara adicta al universo cervecero, en el que entro de la mano de su pareja.

«Hace unos seis años, llegamos a Las Canteras después de una larga caminata y me dijo que bebiera una cerveza. Le hice caso y comí un bocadillo de calamares con una. En ese momento me enganché».

Lo de Juan va mucho más allá. Está absolutamente enamorado de la cerveza, en el sentido más amplio del adjetivo. Ha probado todas las que ha podido conocer; ha investigado y estudiado sobre ella en libros, por internet y por todos los medios que ha tenido a su alcance; la ha maridado con multitud de productos, para degustar todos sus sabores... Es, sin ninguna duda, una de sus mayores pasiones, si no la mayor.

Y lo reconoce sin tapujos: «Me ha acompañado en las mejores y peores noticias, y siempre ha maridado bien con todos los momentos de mi vida. Además, tiene miles de años de historia. Más que cualquier otra bebida».

Ante esto, y con semejantes antecedentes, no es de extrañar que él echara el resto en la receta de esta creación y que, cuando hubo que bautizarla, ninguno de los dos tuviera dudas. «Le pusimos el nombre de Telde porque hemos vivido muchísimo en esta ciudad, de la que hace poco nos hemos convertido en orgullosísimos vecinos. Es un sitio lleno de magia, por sus playas como por sus barrancos, por sus barrios, por su centro... Se llama Telde porque somos Telde».

La cerveza se ha elaborado en las instalaciones de la empresa Jaira, en Arinaga, de forma totalmente artesanal y, en un principio, se ha optado por sacar a la venta una serie limitada, que se ofrece desde hoy en la cervecería La Manada. Una vez que se conozca la respuesta del mercado, se tomarán decisiones.