Todo el asfalto del vial costero se renovará antes de junio de 2019

14/06/2018

Calzadas reasfaltadas, señalización rehabilitada y zonas verdes acondicionadas. Ese será el aspecto de las vías que discurren por la costa teldense cuando se ejecuten los dos proyectos que ha elaborado el Ayuntamiento y que estarán culminados antes de que finalice la legislatura

Dos proyectos, dos fases, dos años y un presupuesto de 620.000 euros para 5,5 kilómetros de carreteras.

Esos son los elementos con los que el Gobierno local trabaja para que el vial costero esté completamente asfaltado, antes de que termine su mandato, en junio de 2019.

La Concejalía de Vías y Obras, capitaneada por Eloy Santana, lleva la batuta del diseño y la gestión de los dos proyectos, cuyos presupuestos se nutren del Fondo de Desarrollo de Canarias (Fdcan).

«Nuestro empeño ha sido que, antes de que acabe la legislatura, la mayor parte de la ciudad de Telde tenga un asfaltado en condiciones óptimas», aseguró Santana. «Ese objetivo nos ha guiado en estos dos proyectos y en el resto de las obras que ya tenemos en marcha y que están en previsión, para actuar en todos los barrios que lo necesiten. Un trabajo que no habría sido posible sin los fondos del Fdcan habilitados por el Gobierno de Canarias y sin la cooperación del Cabildo».

De hecho, dado que antes de julio deben ejecutarse los proyectos que se licitaron en 2017, durante las dos próximas semanas arrancarán las obras de la primera fase, que han sido adjudicadas a Surhisa SL, por un importe de 200.000 euros y tienen un plazo de ejecución de dos meses.

En esta primera acometida, se va a trabajar en los tramos más deteriorados, dado que hay zonas que no necesitan ser reasfaltadas.

En concreto, la obra parte de la conexión de la GC-1 con el vial costero, en la salida hacia el área comercial de Alcampo, para continuar hasta la rotonda trasera de Leroy Merlín y la entrada a la calle Azucena. Si embargo, no se tocará el tramo que discurre entre esa rotonda y la de La Estrella, que sí será asfaltada.

A partir de ese punto, la calzada y la rotonda de Las Rosas tampoco precisan rehabilitación, por lo que el reasfaltado se retomará a partir de ahí y sólo en la calzada en dirección a la capital hasta la rotonda del Drago, que no se tocará.

Desde ese lugar, desde el Drago, se acondicionarán todos los tramos hasta la rotonda de Hoya del Pozo.

Segundo capítulo. El Ayuntamiento dispone de un presupuesto de 420.000 euros para ejecutar la segunda fase de las obras, que partirán de la rotonda de Hoya del Pozo y culminarán en la rotonda del barco.

En este caso, no hay zonas que puedan salvarse de la actuación, por lo que se asfaltarán los cuatro carriles de todos los tramos.

Sí se realizará una intervención especial en varios metros de la calzada que pasa junto a la depuradora de Hoya del Pozo, porque la vía se ha hundido ligeramente y es necesario minimizar los daños para garantizar la seguridad vial.

En esta fase del proyecto también se ha incluido el asfaltado de la rotonda de Makro y del pequeño tramo que pasa bajo el puente hasta la salida al área comercial.

Como se recordará, esta zona quedó pendiente en la primera fase, porque no estaba claro si la titularidad era del Cabildo y del Ayuntamiento. Finalmente, se actuará en ella, puesto que ya se ha aclarado que es de propiedad municipal.

Además de las tareas de asfaltado y acondicionamiento, se dedicará una parte del presupuesto al embellecimiento de los parques y jardines de las medianas y las cinco rotondas, en los que se colocará picón y vegetación sostenible.

En este momento, el proyecto está a la espera de licitación por parte del Cabildo, como paso previo a la contratación de los trabajos. La previsión municipal es que las obras estén en marcha a principios de 2019 y que se ejecuten en un máximo de tres meses.