Sí al diálogo, pero no a dar carta blanca

12/07/2018

Toda la oposición hablará de las horas extras, pero con una condición: o el Gobierno lleva a la mesa una propuesta que haya pactado con los sindicatos para aplicarla a todos los funcionarios o no habrá conversación

ETIQUETAS:

Todos los grupos de la oposición dialogarán con el edil de Seguridad, Juan Martel, para buscar una salida al conflicto del pago de horas extras a la Policía. Pero, eso sí, todos exigen un pacto previo con los sindicatos.

Juan Francisco Artiles, portavoz de Más por Telde, abre fuego con un: «Nunca hemos dicho no al diálogo, pero con quienes deben consensuar una solución es con los trabajadores».

Se pregunta: «¿Por qué el problema surge ahora, cuando llevan tres años en la misma situación y ya se han celebrado fiestas este año, sin que pasara nada?».

Y concluye con un rechazo frontal a la actitud del Pacto, porque «no puede responsabilizar a la oposición de su inoperancia».

Alejandro Ramos, portavoz del PSOE, deja claro que la solución es pactar con los sindicatos. «Cuando lo hagan, tendrán los cuatro votos socialistas».

Añade que el Gobierno debe abrir la posibilidad de hacer horas extras al resto del funcionariado, «aunque las partidas económicas se busquen más tarde».

Y reitera que su rechazo a la medida también se debe a que «el expediente carece del informe de igualdad y no fija el criterio de reparto de las horas, que se deja al albur de la alcaldesa».

Juan Antonio Peña, portavoz de Ciuca, se muestra abierto al diálogo... y escéptico.

«El problema surge por la falta de planificación. Llevan tres años con esta necesidad y no han hecho nada», explica, antes de expresar una duda: «Si falta tanto personal, ¿por qué la alcaldesa autoriza que agentes de Telde se trasladen a otros municipios en comisión de servicio?».

Rechaza la idea del Gobierno de aprobar el pago y después negociar con los sindicatos con un lapidario: «No me fío», y sentencia: «Lo normal es negociar con los trabajadores y traer una medida pactada. Entonces sí tendrá nuestro apoyo».

La portavoz del PP, Sonsoles Martín, sólo tratará «propuestas abiertas y nunca imposiciones».

Insiste en la tesis de que «llevan tres años con el problema y sin mover un papel para solucionarlo, y ahora quieren echarnos la culpa a la oposición». Y se ratifica en su falta de confianza en la alcaldesa a la hora de rechazar una negociación con los sindicatos, posterior al pleno. «Acostumbra a decir una cosa y hacer otra, No es de fiar».

Al edil no adscrito, vinculado a Sí Se Puede, José Hernández, no le cuadra que el problema lleve años coleando y la decisión de atajarlo se tome ahora, con prisas y en época cuasi preelectoral. «Aparecen las prisas cuando se ven con el agua al cuello y con el tiempo en contra», señaló. «Si consideran, como todos, que la seguridad es primordial, no debían esperar a junio para convocar nuevas plazas».

Y determina que se replanteará su postura, «si hablan con los sindicatos y si trabajan para sacar una oferta pública de empleo en condiciones».

Esther González, concejala no adscrita, vinculada a Podemos, es la única que se abstendrá, porque «cobrar horas extras es un derecho laboral y nunca me posicionaré contra un derecho de los trabajadores».

Describe el escenario actual con un Gobierno arrinconado contra la pared, por querer beneficiar a un sector mientras al resto de los funcionarios se les ignora y reflexiona: «No apoyaré un trato discriminatorio».