Telde

Recuperarán su puesto de trabajo

23/01/2020

El grupo de gobierno encomienda a Fomentas la apertura de las escuelas infantiles de Las Remudas, La Herradura y Jinámar. Cerradas desde el curso 2012-13, el personal que fue despedido tendrá plaza segura.

El grupo de gobierno llevó a cabo ayer una junta extraordinaria de urgencia en la que aprobó el encargo a Fomentas de la gestión de la subvención de 1.500.000 euros que fue concedida por el Gobierno Central al Ayuntamiento para la reapertura de las tres escuelas infantiles de la ciudad. Unos centros ubicados en La Herradura, en Jinámar y en Las Remudas, que fueron clausurados durante el curso 2012-13, en una decisión que levantó una enorme oleada de protestas por parte de trabajadores y usuarios. Su cierre fue una decisión adoptada por la coalición formada por PP y Ciuca que regía en aquella época, como medida al plan de ajuste que obligaba a un sin fin de recortes en todas las áreas del Consistorio.

«Se cometió una injusticia con la población más vulnerable, es decir, con los niños, y más de 500 familias obreras de Telde se vieron afectadas», expuso Carmen Hernández, la vicealcaldesa, refiriéndose a la condición de los barrios donde se encuentran los centros y poniendo especial énfasis en el alto nivel de exclusión social que soporta Las Remudas. Esta reapertura supone un viejo anhelo de la edil de Vivienda, quien durante el anterior mandato ya intentó sin éxito que los niños de 0 a 3 años tuvieran un lugar al que ir. «Tocamos todas las puertas, pero nos dijeron que no siempre, que en ese momento no contaban con recursos suficientes. Pero ahora, con la enmienda que presentó Pedro Quevedo en los Presupuestos Generales del Estado en 2017, NC logró una subvención proveniente del Gobierno de España de 1 millón de euros para el arreglo de las escuelas y de 1 millón y medio para que volvieran a abrir sus puertas», recuerda la concejala.

Tanto el actual alcalde como la futura alcaldesa coincidieron en que éste era uno de los principales propósitos del pacto, junto al presupuesto de 2020 y el nuevo Plan General de Ordenación Urbana que se pretende aprobar el próximo año, aunque evitaron poner una fecha concreta a las reaperturas y de especificar si se producirán conjuntamente o de manera escalonada. «Será a corto plazo, cuanto antes. Intentaremos que para el curso que viene ya estén operativas», comentan con pies de plomo, conscientes de que no pueden patinar en un tema tan sensible para la sociedad teldense. Actualmente, las escuelas de Jinámar y Las Remudas aún están en obras y, además, Fomentas todavía tiene que elaborar el proyecto que desvele la letra pequeña de este ansiado acontecimiento.

Lo que sí se sabe es que, tal y como se pactó judicialmente con el personal que se quedó en la calle en el momento del cierre de los centros, el Ayuntamiento ofrecerá a estos empleados retomar sus puestos desde el día en el que se vuelvan a poner en funcionamiento las escuelas. «Los más de 50 trabajadores, entre educadores, cocineros o auxiliares, que fueron despedidos en los eres tendrán prioridad para ocupar las plazas disponibles», aseguró Hernández. Sobre el resto de las vacantes, los interesados dispondrán de una concurrencia abierta para optar a las vacantes restantes.

Unas 450 plazas

A falta del proyecto que se le ha encargado a Fomentas, se calcula que estas tres escuelas podrán acoger a unos 450 niños. Y aunque todas las familias teldenses podrán incluir a sus hijos en los centros, se tendrá en cuenta la situación de vulnerabilidad de cada caso, priorizando a las familias con menos recursos, de ahí que éste sea un expediente llevado a cabo por el área de Servicios Sociales. Un medio que tendrán todos los vecinos, y no solo aquellos con poder adquisitivo suficiente como para poder permitirse un centro privado.