Telde

Los vecinos sanean la cala de Taliarte

01/07/2020

Varias iniciativas sociales ayudan en la recuperación del barrio. Grupos de voluntarios limpian la playa y gracias a la presión social, el problema de las aguas residuales está cerca de solucionarse.

ETIQUETAS:

Ni el ser uno de los puntos turísticos más atractivos de la ciudad le ha bastado a Taliarte para recibir un trato digno por parte de las instituciones y de los incívicos. La suciedad y porquería que se acumula en la playa, y el continuo vertido de aguas residuales son problemas que llevan asolando al barrio costero desde hace una década. Y ante lo que entienden como dejadez municipal, los vecinos se han puesto el mono de trabajo tomando la iniciativa con acciones que corresponden a las administraciones.

Para empezar, el pasado fin de semana un grupo de unos 12 voluntarios, liderados por el teldense Ardiel López, llevaron a cabo una profunda limpieza de la escollera sur del muelle deportivo-pesquero. Más de una decena de bolsas llenas de residuos y hasta un sillón-hamaca retiraron de la zona estos activistas que evidenciaron la irresponsabilidad de pescadores y bañistas en esta zona del litoral del municipio. «Ha sido una iniciativa de un grupo de jóvenes que vinimos a limpiar la playa porque hemos visto que estaba llena de residuos y plásticos, lo que atraía a una gran cantidad de moscas que impedían poder estar a gusto en la cala», relata López sobre esta acción ejemplar y solidaria.

Eso sí, no se trata de un hecho puntual. Habitualmente, los vecinos de Taliarte recogen la basura que otros arrojan al tiempo que instan, por activa y por pasiva, tanto al Ayuntamiento de Telde como al Cabildo insular a que tomen cartas en el asunto. Pero no ha habido suerte. Los habitantes, desesperados, aseguran que es insuficiente que la zona de rocas acondicionadas para el baño solo se limpien los lunes. Pero la indignación crece con la citada escollera, abandonada a su suerte porque su conservación depende del Cabildo y el ente insular no hace nada por mantenerla acondicionado.

Al final, las botellas de plástico y cristal, los envases, las colillas de cigarro, los refrescos o la comida enlatada que se acumula en medio de las rocas son residuos que se tienen que encargar de retirar los propios residentes, quienes también solicitan la instalación de contenedores selectivos y una mayor vigilancia para el acceso a la escollera del muelle. Peticiones justificadas que seguirán estando acompañadas por un movimiento vecinal que impide que el deterioro de Taliarte alcance niveles irreversibles.

Una solicitud al Cabildo

El propio alcalde, Héctor Suárez, explicó al grupo de voluntarios que recogían la basura en la cala de Taliarte el pasado sábado que el Consistorio lo único que podía hacer es solicitar al Cabildo de Gran Canaria la actuación en la zona, ya que la parte de la escollera del muelle no compete a Telde. La casualidad quiso que el primer edil estuviese haciendo deporte por la avenida mientras el grupo de jóvenes limpiaban la playa y, alertado por los vecinos, se paró para agradecer el compromiso de estos activistas y prometerles el respaldo del Ayuntamiento en el acondicionamiento de la zona.

Los vecinos sanean la cala de Taliarte
El Consistorio avanza en la investigación del origen de las aguas residuales

El Consistorio avanza en la investigación del origen de las aguas residualesOtra problemática que, aunque parece estancada en el tiempo, está cada vez más cerca de solucionarse en Taliarte es el vertido de aguas residuales que llega a sus riscos a través del colector de aguas pluviales. El Ayuntamiento, ante la presión vecinal que lleva años reclamando una solución para esta insalubre cuestión, continúa en su investigación para detectar la procedencia de estas aguas grises. A través de una máquina subterránea se busca los puntos de salida, cuya procedencia corresponde casi siempre a los patios interiores de las viviendas de la zona. La línea de trabajo que se está siguiendo desde 2015, una actuación que se lleva a cabo de manera transversal por las concejalías de Aguas, Vías y Obras, Playas y Medioambiente, es la de contactar con los propietarios de estas viviendas para instarles a que realicen la obra pertinentes y que estos vertidos, que suelen salir de las lavadoras, no lleguen hasta la playa. Se trata de un proceso lento pero que el Consistorio espera que sea suficiente para atajar este dolor de cabeza que lleva padeciendo la ciudad desde hace unos 10 años.