Los vecinos de La Barranquera firman para exigir aparcamientos

05/09/2018

Habitantes y comerciantes presentaron este martes 450 rúbricas en el Ayuntamiento. Reclaman que se habiliten solares para estacionar y evitar así molestias a los residentes y pérdidas a los negocios

ETIQUETAS:

Los vecinos de los sectores de La Barranquera y el parque Franchy Roca se enfrentan a una dicotomía. Por una parte, están de acuerdo y consideran positiva la construcción del nuevo complejo deportivo que se levantará en la zona, mientras que, por otra, se quejan de que esa construcción les ha dejado sin aparcamientos.

Según dicen, supone una importante merma en el número de plazas del que disponían, que se puede agravar cuando se inicien las obras del parquin de Arnao y la cubierta de ese edificio, que actualmente está habilitada como zona para aparcar, ya sea impracticable.

Tanta es la preocupación que, hace un par de semanas, se puso en marcha una recogida de firmas, promovida por Celina Mendoza, dueña de la Churrería Melián, quien ayer por la mañana presentó en el Registro General de las Oficinas Municipales de San Juan un primer documento, con 450 rúbricas.

Mendoza asegura que ya han comenzado los primeros signos que confirman los malos presagios para el comercio de la zona.

«Todavía estamos en verano y no ha empezado la temporada fuerte comercialmente hablando, pero desde que se iniciaron las obras en La Barranquera, hemos notado una bajada en la afluencia de clientes. A mí me han llegado a decir que no pueden aparcar y que, por eso, no entran a mi local a consumir. Si eso es ahora, no quiero ni pensar qué ocurrirá dentro de poco».

Con todo, entre el previsible perjuicio a los negocias de la zona y las molestias que ya están sufriendo los vecinos para encontrar aparcamientos, la petición de los afectados es unánime.

«En La Barranquera, Franchy Roca y sus alrededores hay muchos solares, privados y públicos, que se pueden acondicionar para ser utilizados como aparcamientos. Pedimos al Ayuntamiento que habilite los suyos y que hable con los propietarios de los demás terrenos, para que los cedan con ese objetivo. Que lo hagan como mejor les parezca, pero que lo hagan. Necesitamos una solución».

La preocupación de los vecinos y los comerciantes, además de los perjuicios que sufren en su vida cotidiana, es que se aproximan tanto las fiestas de San Gregorio, que se celebran el 17 de noviembre, como las navidades, que son unas fechas en las que la afluencia de visitantes a la zona se incremente considerablemente.

Su temor es que durante las fiestas del barrio se produzca un caos circulatorio por la carencia de zonas de estacionamiento y que , en Navidad, los clientes potenciales desistan de entrar a realizar sus compras.

«Si no ponen remedio, el barrio nunca se revitalizará».