Los policías locales y nacionales deberán actuar más coordinados

07/09/2018

La quema de 26 coches en Jinámar ha removido cimientos institucionales y la Delegación del Gobierno y el Ayuntamiento han decidido aumentar la colaboración entre sus cuerpos de seguridad

Quién iba a decir que 26 coches calcinados traerían tanta cola?

Porque esos locos pirómanos, además de hundir en graves problemas a las familias de Jinámar que han sido las víctimas inocentes de sus desmanes, ha hecho que las instituciones estén haciendo piña para coordinarse lo mejor que pueden y saben, con el propósito de incrementar medios y poner en marcha medidas que extremen el control y la vigilancia en el barrio.

¿Que son pocos y cobardes?

Sí, sin duda.

¿Que juegan con la ventaja que les proporciona el miedo que provocan entre los vecinos, que no se atreven a delatarles?

Sí, sin duda.

¿Que hasta ahora han campado a sus anchas, sin que los miembros de los cuerpos de seguridad les hayan podido frenar?

Sí, sin duda.

¿Y que a partir de ahora, si las instituciones llevan a cabo lo que acordaron ayer, sin fisuras ni sandeces administrativas, se las van a ver y se las van a desear para seguir delinquiendo?

Sí... ¡Sin ninguna duda!

Al menos ese es el objetivo del pacto que alcanzaron en la reunión que mantuvieron la delegada del Gobierno en Canarias, Elena Máñez; la alcaldesa de Telde, Carmen Hernández; y el jefe superior de la Policía Nacional en funciones, Fernando Calero.

Los tres estuvieron de acuerdo en la necesidad de que se refuerce más la coordinación y la colaboración que ya mantienen los agentes de la Policía Nacional y de la Policía Local en el municipio y, en especial, en el barrio de Jinámar. Y no sólo para aunar esfuerzos y acabar con la lacra de vándalos y pirómanos sino, y muy especialmente, para que los vecinos puedan vivir con mayor tranquilidad.

De hecho, los tres coincidieron en matizar que la iniciativa se realiza para que aumente la sensación de seguridad de los habitantes de Telde y, además, recalcaron que la quema de los 26 coches fue un hecho puntual.

La delegada del Gobierno fue muy clara al describir las intenciones del triunvirato.

«Partiendo de la base de que en Telde no existe un problema objetivo de seguridad, sí que somos conscientes de las características del municipio que, tanto por población como por zonas comerciales, requiere de una presencia policial más visible». Además, se apresuró a insistir en una idea: «Los datos objetivos no ponen de manifiesto ningún problema de desorden público».

Esta situación ya la dejó meridianamente clara la alcaldesa, cuando anunció su intención de pedir a la delegada que aumentara la presencia policial en el municipio, y de una forma más rotunda, en Jinámar. No obstante, ayer, volvió a repetir el mismo mensaje: la delincuencia no sólo no ha aumentado en ese barrio sino que ha descendido.

Por último, todos apelaron a la colaboración ciudadana para que denuncie los actos delictivos.