El agua afectó a garajes, varias viviendas y locales de la calle Gloria

La rotura de una tubería inunda tres edificios en La Herradura

19/05/2017

Los vecinos de tres edificios de la calle Gloria, en La Herradura, se despertaron con el agua saliendo por las paredes de las viviendas y locales. El líquido buscaba cualquier hueco para filtrarse, incluso por enchufes y puntos de luz. El incidente lo produjo la rotura de una tubería de Emalsa.

ETIQUETAS:

A las 6.30 de la mañana los residentes de una docena de viviendas de los edificios Miró y Dalí, además del número 9 de la calle Gloria, se desayunaron con una inundación en sus casas. El agua no paró de salir, a borbotones en algunos casos, hasta cerca de las 11.00 horas, cuando Emalsa pudo interrumpir la fuga del líquido. Pero los vecinos se mostraron desolados durante varias horas, ya que se sentían impotentes porque nadie se hacía cargo del incidente, que provocó importantes daños a materiales de una empresa de sonido que tiene un local y a numerosos enseres de las casas, que se cuentan por miles de euros. Varias dotaciones de Policía Local hicieron acto de presencia en la zona y se encargaron de instruir el incidente.

Desde Emalsa confirmaron ayer que la tubería, que pasa entre los edificios, les pertenece, pero también dejaron claro que estaba sin uso desde hace tiempo. La utilizan para cuando tienen que adquirir agua o para necesidades puntuales. El problema, apuntan desde la compañía, es que los gestores de un pozo cercano se engancharon sin autorización a esa red y la han estado utilizando. Y lo que se produjo ayer fue una fuga por una rotura en la conducción. Así las cosas, anuncian desde Emalsa que ahora evaluarán los daños causados y pedirán responsabilidades a los que usaron la red sin permiso de la compañía.

La empresa estaba arreglando una tubería en la calle Cura Gordillo, que da a la parte de atrás de los edificios afectados, porque ya hace un mes se había empezado a filtrar el agua en un local. Estaban buscando donde estaba rota.

El incidente terminó inundando un garaje y el almacén de una empresa, además de afectar a casi todas las viviendas de los edificios de una forma u otra. En algunas casas el agua salía por el techo, a chorros, en otras por las esquinas o por los conductos de telefonía y antena.