La edil Cabrera culpa al Cabildo de la imputación del jefe de Urbanismo

24/05/2019

Atribuye el encausamiento del funcionario a una confusión entre un acto comunicado que él firmó y una obra ilegal en Tara. «El promotor es el mismo, pero son actuaciones distintas»

La concejal de Urbanismo y Patrimonio Histórico de Telde, Gloria Cabrera, culpó este jueves directamente al Cabildo de haber propiciado la imputación del jefe municipal de esos departamentos, Emilio Hernández, en una causa judicial instada por la institución insular contra unas obras sin licencia que ejecutó en Tara, en suelo de especial protección arqueológica, el exconcejal del PP, Domingo Ramírez. El Juzgado de Instrucción número 3 de Telde le achaca al promotor de esos trabajos un supuesto delito contra el patrimonio histórico. Este martes pasado citó a Ramírez a declarar en calidad de investigado y al jefe de Urbanismo local en calidad de testigo, pero en mitad de la declaración de este último, el juez suspendió la comparecencia y le instó a volver como investigado y haciéndose acompañar de un abogado.

Cabrera salió en defensa de la «inocencia» del trabajador municipal y atribuyó su imputación a una confusión, a que se mezcló, en el curso de esa investigación judicial, un simple acto comunicado que le había firmado Hernández a ese promotor para «la rehabilitación y reparación de una cubierta de planchas» con las obras que sin licencia ha ejecutado también en Tara, pero en otro lugar. Es decir, explica Cabrera, «el promotor es el mismo, pero las obras no, son distintas y en inmuebles distintos». El acto comunicado que le firmó el jefe de servicio, aclara, era un título habilitante para cambiar la cubierta de planchas de un edificio no catalogado, que, casualmente, linda con el estanque cueva que este mismo promotor limpió de escombros sin permiso y sobre el que levantó un muro de contención. «Es inocente, no tuvo que ver con esa obra ilegal». Esa confusión es «insólita».

La edil culpa al Cabildo de la imputación «injusta» de Hernández porque entiende que el Cabildo no debió acudir a Fiscalía a denunciar esas obras. «Lo que hizo fue meter a Patrimonio de este Ayuntamiento en Fiscalía». Y discrepa de que lo hiciera porque Telde no actuara y parara la obra. Le recuerda, primero, que la Ley de Patrimonio Histórico de Canarias, que data de 1996, le otorga a los cabildos, en su artículo 8, apartado 3, letras e y f, la competencia de suspender obras que no tengan permiso y de adoptar medidas cautelares para evitar un daño mayor. Por tanto, advierte Cabrera, el Cabildo pudo parar y precintar las obras. Además, aprovecha para reprocharle que en estos años no haya destinado «ni un céntimo para proteger Tara».

Y segundo, cree que entre administraciones cabe el diálogo y que antes de llegar a la vía judicial, pudo haber contactado con el Ayuntamiento. Máxime, explica, cuando esta institución también estaba actuando. Desde septiembre de 2018 le había abierto a esas obras un expediente de disciplina urbanística. El problema, recordó, es que los expedientes no van todo lo rápido que quisieran por la falta de personal. Dijo que lleva año y medio advirtiendo de la situación a la alcaldesa y a Recursos Humanos. Hasta ahora, sin éxito.

Algún interés escondido

La edil hizo una valoración más personal de lo sucedido. «Aquí hay algún interés escondido», que dijo no poder explicar. «Hay alguna organización política que quiere seguir enturbiando la vida pública a través de los juzgados, pero quienes creemos que en la vida pública hay que velar por el interés general, trabajamos en otra línea». No la nombró, pero aludía a NC, que gobierna el Cabildo y es su socio en Telde.