Telde

La cabecilla de la macroestafa de Arnao, condenada a 8 años de cárcel

26/05/2020

La sentencia sobre el engaño millonario fija penas, además de a Teresa Velázquez, la principal acusada, a su marido, Alexis Santana (6 años) y a su hermano, José Luis Velázquez (2 años).

Por fin se ha hecho pública la sentencia sobre el caso de la macroestafa de Telde. Un fallo que llega más de tres meses después de las siete sesiones judiciales en las que se dirimió la culpabilidad de Teresa Velázquez y de sus socios por la creación en una trama que se apropió, entre los años 2010 y 2014, de 2,7 millones de euros procedentes de 84 afectados a los que vendieron casas y coches de alta gama a precios competitivos y que nunca llegaron a recibir.

La Sección Primera de la Audiencia Provincial fija una pena de ocho años de prisión a la cabecilla del engaño, Teresa Velázquez, cumpliendo así con lo solicitado por el Ministerio Fiscal. Se le atribuye la autoría responsable de un delito continuado de estafa por el que, además, se le incluye la accesoria de inhabilitación especial para el derecho del sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, así como una multa de 16 meses con una cuota diaria de 10 euros.

También fueron condenados tanto su marido, Manuel Alexis Santana, como su hermano, José Luis Velázquez. Ambos se declararon culpables, igual que la propia Teresa, en la primera sesión del juicio. La pena del primero asciende a los seis años de cárcel, mientras que el segundo solo tendrá que enfrentarse a dos años de prisión al ser condenador como cómplice en el delito continuado de estafa. Además, la pareja sentimental tendrá que indemnizar de manera conjunta y solidaria a los 84 perjudicados los 2,7 millones de euros que fueron estafados.

Teresa Velázquez hizo creer a los afectados que se dedicaba profesionalmente a la gestión de embargos, lo que le permitía ofrecerse como agente intermediario para adquirir coches o casas en subastas judiciales muy por debajo del precio del mercado. A cambio, el interesado en invertir a tan bajo precio tenía que realizar un depósito previo a la puja que era fijado por la acusada sin criterio alguno. Pero, no conforme con eso, a lo largo del tiempo y para justificar el porqué las propiedades no eran entregadas a sus clientes en el tiempo pactado, seguía solicitando otras cantidades como depósitos, alegando que había otros subasteros que intentaban arrebatarle los lotes. Dichas propiedades nunca se entregaron a los compradores.

El abogado de Teresa, Antonio Santana, logra la libre absolución

La petición del Ministerio Fiscal no prosperó, en cambio, con Antonio Santana, el abogado de Teresa Veláquez. La Sección Primera de la Audiencia Provincial absolvió en su fallo al letrado del delito de estafa imputado por las acusaciones -pública y privadas-, con todos los pronunciamientos favorables, y costas de oficio respecto de dicho acusado. La fiscalía sostenía su acusación en que Santana no solo estaba al corriente de la estafa, sino que además transmitía seguridad a los afectados para que invirtiesen en el negocio fraudulento promovido por Teresa, lo que provocó el pago de aún mayores cantidades de dinero por parte de los afectados. Antonio, quien ejerce su profesión en Tenerife y es profesor en la Universidad de la Laguna, fue el único de los acusados que se declaró inocente en la primera sesión del juicio y llegó a asegurar que la condenada intentó estafarle a él también. Además, insistió en que intentó mediar entre Teresa y las víctimas para lograr la devolución de parte del capital invertido a los compradores, versión que corroboraron alguno de los afectados durante el juicio.