Cultura emprende mejoras en las instalaciones ante las quejas por sus deficiencias

La biblioteca de San Juan, a quirófano

29/01/2018

La Concejalía de Cultura, a través de la empresa pública Gestel, ha emprendido varias reformas en el antiguo edificio que alberga la biblioteca de San Juan. Las quejas de los usuarios ha sido una constante en los últimos meses debido a las deficiencias que tienen las instalaciones.

ETIQUETAS:

Moquetas rotas en las salas, sillas que se caen hacia atrás por estar desvencijadas, puestos sin luces. Son solo algunas de las críticas de los usuarios de la biblioteca Montiano Placeres, en la calle Licenciado Calderín. Pero este panorama desolador que tienen que vivir a diario los casi 200 usuario que pasan por estas instalaciones irá cambiando poco a poco en los próximos meses. La concejala de Cultura, Marta Hernández, explica que ya se ha establecido una hoja de ruta para realizar mejoras.

Por lo pronto, ya se ha arreglado la balconada, que tenía un serio riesgo de derrumbe. Se le ha hecho una estructura metálica para que pueda soportar el peso gracias a una inversión de más de 4.000 euros. Pese a la actuación, el balcón sigue condenado hasta que pueda realizarse una intervención más profunda en un futuro, debido a su alto coste. También se han cambiado todas las luces, incluidas las de los 62 puestos, por unas nuevas de led, que ofrecen una mejor iluminación, explica el gerente de Gestel, Jesús Suárez. En los planes más inmediatos está también la renovación de todas las moquetas, las de las salas y de las escaleras, actualmente deshilachadas por el roce de las sillas. Se cambiarán a partir de febrero tras un desembolso de entre 2.000 y 3.000 euros. Ya se había realizado una prueba con una moqueta de vinilo antideslizante, pero no funcionó al romperse, por lo que se volverá a poner una similar a la que está ahora, pero más estrecha en los pasillos.

Sillas.

Las sillas también se renovarán por completo. Ya se han adquirido más de 30 nuevas que han remplazado a las que estaban en peor estado, pero la intención es cambiarlas todas. Se ha encargado presupuesto para poder comprar otras 100. La intención también es poder cambiar la pérgola en el patio interior y quitar la actual, que ya está rota. Se tendrá que comprar una estructura que Patrimonio autorice. La idea es poder realizar en un futuro talleres al aire libre en ese espacio. Se trata de pequeñas intervenciones que buscan cambiar el aspecto del recinto que abrió en 1994.