El Valle se rinde a su Virgen

08/12/2019

Jinámar volvió a cumplir con las expectativas y congregó a miles de personas en sus calles para celebrar el día grande de la Inmaculada Concepción, que da motivo a las también llamadas fiestas de la Caña Dulce.

La procesión de la Virgen, que caminó sobre la marea de gente que se arremolinó por el barrio, compartió protagonismo con la feria de ganado, de las más importantes de toda la ciudad. El descenso general a convocatorias de actos religiosos no pareció afectar a los miles de peregrinos procedentes de todos los puntos de la isla que se dieron cita en Jinámar. Cumplieron, un año más, con la tradición de seguir al trono por el casco. Además, los ciudadanos aprovecharon para pasear, comprar productos de la tierra en la feria o llevarse un trozo de caña bien dulce.