El parque de San Juan deberá esperar a que entren subvenciones

07/08/2018

No hay dinero. Así de simple. Y el que queda tras pagar las deudas del Ayuntamiento se destina a áreas que se consideran de mayor prioridad. En la de Jardines, va directo al servicio a los barrios.

blanca e. oliver / telde

Le reducción de un 33,3% del presupuesto del contrato de mantenimiento de las zonas verdes, que ha pasado de 6 a 4 millones de euros, unido al plan de ajuste que encorseta las finanzas locales son las causas de que el parque de San Juan sea presa de un visible deterioro.

El concejal del área, Abraham Santana, es contundente al afirmar que con los fondos actuales es imposible solucionarlo.

«Ahora mismo, habría que arreglarlo a través de inversiones supramunicipales. Con medios propios no se puede. De hecho, ya se está trabajando con dinero de fuera, pero en cuestiones que, a nivel general, son más prioritarias, como actuar en edificios abandonados, que pueden generar peligro; en el parquin de San Gregorio, por lo que significa para el desarrollo de la zona y por la peligrosidad que entraña que la gente se meta en esas tres plantas a medio construir; o en el mercado municipal, que no cumple con las normas en sus instalaciones», enumera. «Tenemos que priorizar y con los parques, vamos capeando los problemas lo mejor que podemos, hasta que no surja una oportunidad o zanjemos la deuda municipal, que ya se está pagando a un ritmo vertiginoso».

Lo curioso es que, según el edil, el parque de San Juan es el que más mantenimiento tiene.

«En lo que se refiere a plantas y a zonas verdes, es el que mejor se mantiene. En cuanto al resto de las infraestructuras, requieren mucha inversión, que ahora mismo es imposible acometer».

Además, Santana asegura que el parque de San Juan, hoy por hoy, no es una prioridad de la concejalía: «Priorizamos el servicio a los barrios, para evitar molestias a los vecinos, sobre todo en los temas de podas y limpiezas de jardines, para que no se conviertan en vertederos, y en general, para mantener las zonas verdes con un mínimo de calidad. Pero lo demás requiere una inversión que llegará de forma progresiva. Ahora, intentamos mantener las zonas verdes lo mejor que se puede, para que, cuando la situación sea menos asfixiante, podamos invertir más y recuperar todos los parques, no sólo el de San Juan».

Cuando el Ayuntamiento termine de sanear sus cuentas, ampliará sus contratos y, con ello, paliará la pérdida de personal que también soporta. Otra repercusión que preocupa al edil.

«Los miembros de la plantilla de la contrata se van periódicamente al paro y coinciden todos en el trabajo sólo durante dos meses al año. En ese corto período de tiempo se nota mejoría pero, por lo general, el servicio está en precario».

Pero es que otras áreas se enfrentan a casos similares, que repercuten directamente en el mantenimiento de las zonas públicas. Ocurre, por ejemplo, en Limpieza. «Ahí es incluso peor, porque no llegaron a un acuerdo y la plantilla se ha visto muy reducida. Todos estamos limitados, y así nos tenemos que apañar», concluye Santana.