El Ayuntamiento aprueba los estatutos de la entidad de conservación

Cruz de la Gallina cambia a parque empresarial El Cortijo

25/01/2018

La zona industrial de Cruz de la Gallina se reconvierte en parque empresarial El Cortijo y constituye una entidad urbanística de conservación, que tendrá de nombre CortiEco. La Junta de Gobierno Local aprobó ayer de forma inicial los estatutos que marcarán la hoja de ruta del polígono.

ETIQUETAS:

La zona de Cruz de la Gallina, en Jinámar, se suma al camino que ya emprendieron otros polígonos industriales y es el cuarto de Telde que constituirá un ente de conservación para realizar una autogestión. En el municipio hay ocho espacios y ya tienen entidad Ajimar, Melenara y recientemente lo ha hecho El Goro. Desde la Federación Provincial del Metal y Nuevas Tecnologías (Femepa), en concreto desde la oficina técnica de áreas industriales y parques empresariales, llevan casi dos años trabajando junto a la Asociación de Empresarios de Cruz de la Gallina y los técnicos municipales de Urbanismo en la creación de la entidad. La técnica responsable de Femepa, María del Pino Rodríguez, aseguró ayer que están de enhorabuena, ya que este paso era un reclamo de los asociados y un objetivo a conseguir para dinamizar todo el ámbito territorial. La zona industrial tiene censadas casi 60 empresas de diferentes sectores.

Compromiso.

Una vez que se constituya CortiEco, durante un plazo de diez años será la responsable de la conservación, mantenimiento y limpieza de los jardines, espacios libres y zonas comunes, además de la limpieza, señalización y mantenimiento de la red viaria; y del servicio de vigilancia. El Ayuntamiento se encargará del saneamiento y abastecimiento de agua, además de la recogida de basura y el alumbrado público. Como sucede con todos los entes de conservación, los propietarios estarán obligados a aportar una cuota, que se ha estimado en un euro por cada metro cuadrado de parcela. El dinero servirá para mejorar las condiciones de este polígono, que nació hace más de 50 años sin un ordenamiento específico, y que sufre importantes carencias en su infraestructura, como por ejemplo el mal estado del asfaltado en sus calles. Además, al tener un ente podrá acogerse a subvenciones que redunden en el beneficio de los miembros.