El proyecto lleva cuatro años estancado por la maraña burocrática

Aviación Civil da vía libre al mayor complejo de pádel del mundo

17/09/2017

Aviación Civil acaba de dar vía libre al mayor complejo de pádel del mundo, proyectado en Lomo los Frailes. Uno de los principales escollos para que pudiera ser autorizado era su cercanía al aeropuerto y su posible afección por las muy limitantes servidumbres aeronáuticas. Pero ese obstáculo ya es historia.

/ Telde

Al promotor, Gonzalo Cáceres, ese visto bueno le ha costado 11 meses aderezados de discusiones, dolores de cabeza, consultas, reuniones y tropiezos en las administraciones públicas, pero al final la Dirección General de Aviación Civil, que depende del Ministerio de Fomento, emitió el 31 de agosto pasado un informe favorable en el que solo le advierte de que las construcciones en el complejo no habrán de superar los 10 metros de altura, límite que supone «el doble» de la que fija el proyecto, según señala Cáceres.

La iniciativa, que lleva estancada en la maraña de la burocracia cuatro años, contempla la construcción de 62 pistas de pádel en Lomo los Frailes, un pequeño barrio próximo a Las Huesas, en una parcela de 50.000 metros cuadrados y con una inversión aproximada de 10 millones de euros. Tantos años de espera echaron para atrás al inversor ruso inicial, pero el proyecto interesa y ya tiene detrás a otros.

Por lo pronto, no ha tardado en hacérselo saber a la alcaldesa de Telde, Carmen Hernández, con la que se reunió en octubre pasado y donde ambas partes se fijaron como primer paso para desbloquear este proyecto la subsanación de todas las objeciones, defectos o inconvenientes técnicos que le pusieron al complejo los informes de otras administraciones y entre las que figuraba la necesidad del sí de Aviación Civil.

Cáceres entregó este viernes en el Registro Municipal un documento de 4 páginas en el que informa a la alcaldesa de la superación de este trámite y le pide audiencia para, entre otras cosas, acordar la tramitación de los documentos necesarios ante el Cabildo de Gran Canaria de cara a superar el otro escollo importante que le queda: las dudas de Política Territorial de que este proyecto contravenga el principio de proporcionalidad al que obliga el Plan Insular de Ordenación. Cáceres lo ve superable porque al no ser residencial, sino terciario el suelo donde irá el complejo, solo contempla equipamientos y no habrá incremento de residentes.