13 policías para 102.000 habitantes ... y tres romerías

11/07/2018

En una palabra: insostenible. Un servicio policial con el personal bajo mínimos que hace todo lo que puede y más, sin cobrarlo, ante tres meses de verano plagados de actos. La situación no pinta nada bien,

blanca e. oliver / telde

Los dos próximos sábados, debido a la celebración de las Fiestas del Carmen, los ya de por sí escasos efectivos policiales de Telde tendrán que hacer frente a unos fines de semana, diremos, moviditos.

Por lo pronto, este sábado trabajarán 13 policías, repartidos entre el centro de comunicaciones, el control de entrada, atestados y tres patrullas, con un pareja cada una.

... y se celebran tres romerías.

O sea que, así, a ojo de buen cubero, tocará a una patrulla por evento, lo que viene a significar que, si en la ciudad pasa algo, sólo hay dos soluciones posibles: o se suspenden las romerías porque no se pueda garantizar la seguridad en ellas o al accidentado, robado o incendiado le tendrá que asistir el sursum corda.

¿Y el siguiente fin de semana? Cinco procesiones.

Este es el atractivo escenario al que se enfrenta la Policía Local durante los tres meses de verano. Un charco al que salpican el 33% de la plantilla de vacaciones, el 20% de bajas y una ciudad donde los eventos siguen creciendo como hongos.

A peor. Lo raro es que esto no es nuevo. El año pasado, la situación era similar y se cubrieron los servicios. Con esfuerzo, pero se pudo.

¿Cómo es posible?

Para entenderlo es preciso contemplar varios cambios legales.

En concreto, el año pasado, estaba en vigor la norma según la cual, para completar el cómputo anual de horas de trabajo, la Administración disponía de cuatro días de servicio de libre disposición para cada agente.

«Esas horas las usábamos para completar las tareas habituales y los actos puntuales», detalla el edil de Seguridad, Juan Martel.

Esa norma desapareció a final de 2017, cuando se rebajaron las horas de trabajo de 1.662 a 1.642 y hubo que adaptar los cuadrantes policiales, de modo que lo que antes eran 4 días ahora sólo es uno. En Telde, eso se traduce en perder 300 servicios de los 400 que se hacían.

Además, el Gobierno de Canarias ha aprobado un nuevo cuadro de enfermedades que incrementa la casuística y, por tanto, eleva la posibilidad de coger bajas.

Y aún habrá más. Por un lado, el Estado va a aprobar la reducción de jornada de los funcionarios de 8 a 7 horas. «En nuestros tres turnos diarios, ya nos van a faltar tres horas por cubrir», dice Martel.

Suma y sigue: la Disposición 164 de los Presupuestos Generales del Estado anticipa la edad de jubilación de los agentes a 59 o 60 años. «Eso, aquí, con una media de 50 años, podría suponer que se fuera otro 10% de los efectivos».

Y, por último, el Gobierno de Canarias ha convocado un concurso de traslados para el que tres agentes ya se están formando.

¿Alguien da más?

¡Pues claro! En Telde, la Policía Local no cobra horas extras.

vía al diálogo. El concejal tiene claro que la solución es dotar la Policía con 73 nuevas plazas. Pero eso, hoy por hoy, es imposible. Se ha aprobado una oferta pública de empleo de 21, pero el proceso es lento.

«Mientras, debemos tener un mínimo para garantizar la seguridad. La Policía no cobra horas extras desde 2009 y se les compensa con días libres pero acumulan tantos, que es imposible pagarlos», cuenta. «Y no podemos pedirles más. Algunos trabajan sin compensación y sólo puedo agradecerles el sacrificio que están haciendo».

De ahí que el Gobierno propusiera en el último pleno la aprobación del pago de esas horas extras.

«El dinero saldría de los propios fondos de la Policía, porque tenemos superávit generado por no haber sacado las nuevas plazas y por las jubilaciones», aclara el concejal.

No obstante, el asunto quedó sobre la mes con el voto unánime de la oposición, que alegó un agravio con el resto del funcionariado y el rechazo sindical. «Yo soy partidario de abrir la norma al resto de los funcionarios, para servicios necesarios. De hecho, propusimos aprobar las horas extras de la Policía y negociar las del resto, pero se negaron», recuerda. «Y también entiendo la postura de los sindicatos, pero la urgencia ahora es la Policía».

Martel lanzó una invitación al diálogo: «Estoy abierto a dialogar con todas las partes para resolver el problema. Agotaremos todas las vías. No podemos perder ni un día».