Una sede para dar bien la murga

29/11/2017

Los letristas de las murgas de Agüimes se quedan sin uno de sus filones para las canciones: la falta de locales adecuados para sus ensayos. El municipio murguero por excelencia tirará el antiguo colegio de La Tablilla que hasta ahora servía de sede a algunas de ellas y construirá uno nuevo, de dos plantas y 12 locales.

Será una sede donde, esta vez sí, poder dar bien la murga, en aulas insonorizadas y con espacio para ensayar sin estorbarse. El proyecto ya está en camino. El Ayuntamiento de Agüimes adjudicó las obras a la empresa Aquitania Business SL por 1,39 millones de euros más 97.874 euros en concepto de IGIC, y la previsión municipal, adelantada por la edil de Urbanismo, María Suárez, es que los trabajos comiencen en los próximos días.

El proyecto pasará primero por la necesaria demolición de las instalaciones del antiguo colegio de La Tablilla, en la periferia del casco antiguo de Agüimes, construido a principios de los años 70 del siglo XX y desafectado desde hace años por el Ayuntamiento, que lo reconvirtió en sede social y colectiva de varias murgas y grupos folclóricos.

Sobre ese solar se levantará un centro cívico en un edificio abierto y con forma de U que contará con un patio central en la planta baja y terrazas y una pasarela en la alta. El presupuesto ascendía a 1,9 millones de euros, pero la empresa ofertó ejecutarlo por 1,4. Se financiará con cargo al Plan de Cooperación con los Ayuntamientos, que promueve el Cabildo, aunque la institución local agüimense aporta una parte del coste. El plazo de ejecución previsto supera el año, por lo que el edificio no estará listo hasta antes de finales de 2018 o primeros de 2019.

Hasta ahora usaban La Tablilla como sede las murgas Los Serenquenquenes, La de Migué, Las Salamandras y Ni Quito Ni Pongo, junto a las agrupaciones folclóricas Los Argones y La Villa. El Ayuntamiento los ha reubicado en locales municipales del casco mientras duren las obras.