Terremoto en la costa de Castillo del Romeral

30/04/2019

Los pobladores del Sur no sintieron los efectos de los dos terremotos de baja magnitud que se registraron en el mar, a diferentes distancias de la costa, el pasado viernes y ayer. Los vecinos expresaron su inquietud aunque sin alarmarse.

La franja marina costera situada entre Agüimes, Castillo del Romeral y Bahía Feliz, en el Sureste y Sur de la isla, ha registrado dos terremotos de baja intensidad, que han resultado imperceptibles para la población de la zona, durante la noche del pasado viernes y en la madrugada de este último lunes.

«No hemos sentido nada, para nosotros no han existido, esta es la primera noticia que tenemos», señalaba ayer Marcos Ortega, un vecino de Castillo del Romeral quien asegura que en el pueblo al parecer nadie se ha dado por enterado de los dos movimientos telúricos, ni los que residen en las viviendas más próximas a la playa sureña, ni el resto de la población.

Esto es así porque los dos terremotos no han alcanzado magnitudes suficientemente altas como para ocasionar ruidos subterráneos o el movimiento de objetos dentro de las viviendas.

Según los datos divulgados por el Instituto Geográfico Nacional (IGN) y Centro Nacional de Información Geográfica del Ministerio de Fomento, uno de los terremotos se produjo el pasado 26 de abril siendo la hora 23:08:47, en un punto del mar localizado entre la latitud 27.7263 y longitud 15.4118, en un área que se establece al Sur del municipio de Agüimes, a una profundidad de 29 kilómetros y magnitud de 2.1.

El último de los terremotos tuvo lugar ayer en horas de la madrugada, concretamente a las 2.47.01 horas en un lugar muy próximo a la costa (latitud 27.8285 y longitud -15.3982), que se calcula no más de 6 millas, a una profundidad de 29 kilómetros y con una intensidad de 2.0 puntos.

«Que se repitan con tanta proximidad, es para preocuparse, sobre todo quienes viven en la orilla del mar, porque cualquier subida del agua seremos los primeros afectados», señala Ortega, quien asegura que todos los pescadores conocen la existencia de una falla sísmica situada frente a la costa de Castillo del Romeral, conocida como La Burrera, una doble fosa, una con 80 metros de profundidad y la otra con 180 metros de profundidad, que se tiene muy presenta por los barcos que faenan en el lugar.

«Algo está pasando en las islas, porque los terremotos son más cada vez más seguidos en diferentes puntos, ya no se localizan en puntos habituales, sino que se dan en muchos lugares», afirman los vecinos.