Procesión Marítima del Carmen

Suspenden la procesión marítima de Arguineguín

16/07/2017

La procesión con la imagen de la Virgen del Carmen, que viene repitiéndose desde hace setenta años, no llegó al puerto de Mogán, como era su constumbre, sino solo hasta El Pajar, por que algunos barcos superaban la carga de pasajeros permitida.

Los marineros de la Cofradía de Pescadores de Arguineguín han decidido este domingo, 16 de julio, suspender la procesión marítima de Arguineguín hasta el puerto de Mogán con motivo de las Fiestas del Carmen, en señal de protesta, tras las advertencias de la Capitanía Marítima de la Guardia Civil, quienes han asegurado que algunos de los barcos excedían el aforo permitido para salir del puerto y de hacerlo, éstos serían multados.

Los pescadores han señalado que en años anteriores han salido «de esta manera», a lo que Capitanía Marítima ha respondido «que podían salir bajo su propio riesgo, pero corrían el riesgo de ser multados».

El Ayuntamiento de Mogán ha informado que los hechos acontecidos corresponden ha decisiones asumidas única y exclusivamente por la Guardia Civil, puesto que la jurisdicción en las aguas del puerto pertenece a Capitanía Marítima.

La alcaldesa de Mogán, Onalia Bueno, ha intentado mediar con el cuerpo armado e informó de la situación a través de las emisoras a los patronos de las embarcaciones, que finalmente acordaron no salir de Arguineguín y regresaron con la Virgen del Carmen a la parroquia. Los que salieron llegaron hasta la zona de El Pajar y en solidaridad con los que permanecieron amarrados regresaron al puerto.

Bueno ha lamentado este «hecho histórico» en las Fiestas del Carmen y ha señalado que próximamente convocará a los marineros con el objetivo de que la procesión marítima de la Virgen del Carmen de Playa de Mogán, que se celebrará el próximo 30 de julio, se realice sin incidentes.

«Tenemos que llamar a la reflexión, si hay una nueva normativa que se debe cumplir, -ya que otros años hemos salido sin problemas-, pues tendremos que hacerlo entre todos», ha concluido.

Algunos de los vecinos más antiguos del barrio expresaron que les resultaba «patético» lo ocurrido y que la medida, de prohibir más aforo del permitido, debido haberse comunicado con un día de antelación para que acomodar todos los participantes en más embarcaciones. «Lamentamos mucho todo lo ocurrido y nos parece un despropósito que se haya suspendido una tradición con más de setenta años de vigencia», afirmó indignado Carmelo Suárez, vecino de Arguineguín y presidente de la Asociación de Profesionales, Empresarios y Propietarios (Apep) de Mogán.