Paseo Las Marañuelas - Anfi del Mar

Las obras se lo ponen difícil al turista para ir a Arguineguín

14/11/2017

Los turistas se las ven y se las desean para desplazarse caminando entre Anfi del Mar y Arguineguín. Las obras que se ejecutan en la franja costera, pertenecientes a la primera fase del paseo marítimo «se lo ponen difícil», aseguran desde Anfi, indicando que algunos locales tiene pérdidas del 40%.

Sabido es que las obras en espacios públicos siempre ocasionan numerosas dificultades para los usuarios, y se estas se dan en zonas turísticas, suelen estar acompañadas por las quejas de los empresarios y dueños de locales que inmediatamente que no les llegan los visitantes denuncian perdidas en sus ingresos.

Esto mismo es lo que esta ocurriendo con los trabajos que se llevan a cabo con la realización del proyecto de rehabilitación del paseo marítimo desde Las Marañuelas a Anfi del Mar, que unirá las dos localizaciones con 2,5 kilómetros de avenida que bordeará la franja litoral con un paseo de unos 6 metros de ancho.

«Los turistas lo tienen muy complicado si quieren ir caminando desde los establecimientos situados en la zona de Anfi hasta Arguineguín o en sentido contrario, por cuanto los trabajos están ocupando gran parte del espacio público y los visitantes para pasar tienen que ir saltando entre piedras», indican.

Esto consideran que está repercutiendo en los locales de la zona, los que viven exclusivamente del consumo que hacen los turistas. «Algunos locales nos dicen que han perdido hasta un 40% de los ingresos, máxime en plena temporada alta, época en la que están disfrutando del sol y el clima los visitante nórdicos, los clientes más numerosos en esos momentos», apuntan.

Ante estas quejas, consultado el concejal de Obras Públicas del Ayuntamiento de Mogán, Ernesto Hernández, en principio aseguró que se trata de un proyecto que ejecuta el Gobierno de Canarias y que no está supervisado por el Ayuntamiento, tras lo cual reveló que la versión del técnico nombrado por el Consistorio como enlace con la constructora, no coincide en absoluto con la de quienes denuncian las dificultades del turismo para desplazarse de una lado al otro de la costa.

«La obra no es nuestra, pero el técnico me dice que no existe ningún local u hotel con los acceso bloqueados por causa de los trabajos; es más, hay un restaurante al que se le va a poner un cartel con indicaciones para que los clientes sepan por donde tienen que acceder sin dificultades, y en cuanto al centro comercial, todos los turistas pueden llegar caminando sin dificultad por la parte de arriba, no por la costa», indicó, añadiendo que en el Ayuntamiento «no nos constan denuncias o quejas», aseguró.

Sabido es que las obras en espacios públicos siempre ocasionan numerosas dificultades para los usuarios, y se estas se dan en zonas turísticas, suelen estar acompañadas por las quejas de los empresarios y dueños de locales que inmediatamente que no les llegan los visitantes denuncian perdidas en sus ingresos.

Esto mismo es lo que esta ocurriendo con los trabajos que se llevan a cabo con la realización del proyecto de rehabilitación del paseo marítimo desde Las Marañuelas a Anfi del Mar, que unirá las dos localizaciones con 2,5 kilómetros de avenida que bordeará la franja litoral con un paseo de unos 6 metros de ancho.

«Los turistas lo tienen muy complicado si quieren ir caminando desde los establecimientos situados en la zona de Anfi hasta Arguineguín o en sentido contrario, por cuanto los trabajos están ocupando gran parte del espacio público y los visitantes para pasar tienen que ir saltando entre piedras», indican.

Esto consideran que está repercutiendo en los locales de la zona, los que viven exclusivamente del consumo que hacen los turistas. «Algunos locales nos dicen que han perdido hasta un 40% de los ingresos, máxime en plena temporada alta, época en la que están disfrutando del sol y el clima los visitante nórdicos, los clientes más numerosos en esos momentos», apuntan.

Ante estas quejas, consultado el concejal de Obras Públicas del Ayuntamiento de Mogán, Ernesto Hernández, en principio aseguró que se trata de un proyecto que ejecuta el Gobierno de Canarias y que no está supervisado por el Ayuntamiento, tras lo cual reveló que la versión del técnico nombrado por el Consistorio como enlace con la constructora, no coincide en absoluto con la de quienes denuncian las dificultades del turismo para desplazarse de una lado al otro de la costa.

«La obra no es nuestra, pero el técnico me dice que no existe ningún local u hotel con los acceso bloqueados por causa de los trabajos; es más, hay un restaurante al que se le va a poner un cartel con indicaciones para que los clientes sepan por donde tienen que acceder sin dificultades, y en cuanto al centro comercial, todos los turistas pueden llegar caminando sin dificultad por la parte de arriba, no por la costa», indicó, añadiendo que en el Ayuntamiento «no nos constan denuncias o quejas», aseguró.

C7