La pasarela de acceso a la playa de Maspalomas gana seguridad

16/03/2019

El Área de Atención y Cuidado del Litoral del Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana está sustituyendo el último tramo del paseo por placas de fibra más firmes, confortables y resistentes.

ETIQUETAS:

Gabriel Suárez / Maspalomas

El acceso a la playa de Maspalomas desde el Faro es ahora mucho más seguro, confortable y resistente. El Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana está procediendo desde ayer a la sustitución del material de madera del último tramo de la antigua pasarela, que ha originado innumerables problemas de tropiezos y caídas a los usuarios, por piezas de fibra de un color que se mimetiza bastante con la arena y que responden a las medidas y exigencias de accesibilidad, ya que son más estables, seguras y resistentes al tránsito de personas y maquinaria.

Así lo señaló el concejal responsable de Playas José Carlos Álamo, tras visitar junto a la primera teniente de alcalde Elena Álamo, la franja costera donde se están llevando a cabo los trabajos de renovación y reposición de la citada pasarela.

El edil apuntó que la obra, que se extiende a lo largo de unos 130 metros del frente costero más visitado del Sur, entre la plataforma junto al hotel Lopesan Ifa Faro y el centro comercial Oasis, quedará concluida en su totalidad en los próximos días.

El material con que está fabricado esta pasarela permite limpiarla en su ubicación sin necesidad de desmontarla, y tiene una resistencia que, en caso de necesidad o urgencia, permite el vadeo y el tránsito moderado de vehículos. Permanece integrada a la arena y su color hace que no tenga prácticamente impacto alguno con el paisaje.

A diferencia del primer tramo de esta pasarela, cuyo coste fue compartido con empresarios del centro comercial, que comprendieron la necesidad de aportar y colaborar para dar respuesta a una demanda que llevaba años sin solucionarse, en este el desembolso, unos 30.000 euros aproximadamente, lo asume íntegramente el Consistorio tirajanero.

«Lo importante y satisfactorio de todo esto es que estamos dando respuesta a una necesidad, como es la de resolver definitivamente los múltiples problemas de caídas y tropiezos que se registraban entre los turistas, y permitiendo que los miles de usuarios que pasan por este lugar, sea caminando, en sillas de ruedas o los que llevan carritos de bebe, accedan a la zona de baño en condiciones de seguridad; esto es lo importante», señaló el concejal.

La pasarela se encuentra anclada entre sí, y las planchas de fibra tienen un ancho de 1,20 metros, aunque, como ya ocurrió en el primer tramo, se decidió doblar el ancho uniendo dos placas, para hacer un sendero de 2,40 metros de ancho, lo que facilitará el acceso y maniobrabilidad a las personas con sillas de ruedas.

Algunos de los muchos turistas que ayer disfrutaban del día de playa no dudaron en agradecer la renovación de la pasarela, ya que la anterior, por su inestabilidad e imperfecciones, se había convertido en una verdadera trampa para los pies.