Nueva agresión con dos grafitis al yacimiento de Morro del Cuervo

10/11/2019

El Legado denunció ante los tribunales al autor, que firmó incluso con su cuenta de Instagram. El Cabildo estudia reforzar la protección de esta estación rupestre. Su restauración comenzará en breve.

El yacimiento de Morro del Cuervo, en la Montaña de Agüimes, donde se emplaza el icónico grabado rupestre del Hombre de Guayadeque, ha vuelto a ser víctima de un acto vandálico. Un desaprensivo quiso dejar huella de su presencia y firmó con espray dos de los paneles con grabados aborígenes que aún se conservan en este curioso afloramiento rocoso que también conocen como Morro Chico. Por fortuna, el acto es reversible y el Cabildo ha mandado a limpiarlo de urgencia. El trabajo lo asumirá una técnico especialista de la empresa Tibicena, Rosa Bosch.

La alerta la dieron poco antes de este verano los integrantes de El Legado, un grupo de entusiastas de la arqueología que lograron dar con el autor de este atentado al patrimonio. Según explica Ayose Himar González, no solo dejó su sello en esta valiosa estación rupestre, sino que la fue desparramando por varios puntos, en uno de los cuales firmó con su cuenta de Instagram.

El Legado lo denunció ante los tribunales, y si bien en un primer momento se les informó de que el titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Telde había decidido archivar las diligencias, a mediados de septiembre, la última referencia que les llegó era que la Fiscalía tenía intención de recurrir. No en vano, requirió un informe al Cabildo, que ya se le remitió.

Desde el Servicio insular de Patrimonio Histórico, uno de sus técnicos, José Guillén, explica que se ha encargado una limpieza. Confirma que los paneles dañados son dos, pero que por fortuna entre los afectados no está aquel que luce el Hombre de Guayadeque. La actuación prevista, explicó, no solo permitirá limpiar esos dos grafitis practicados con espray, sino también otros hechos mediante incisiones con llaves o instrumentos similares. Además, el encargo incluye organizar dos visitas guiadas durante y después de los trabajos para concienciar sobre el daño que se hace.

Guillén subraya que se trata de un «yacimiento excepcional», una estación rupestre que al menos conserva seis paneles con grabados realizados por los antiguos habitantes de la isla, algunos además «de características tan singulares» como el del Hombre de Guayadeque. Así las cosas, y dado que no es la primera agresión que sufre, el Cabildo estudia fórmulas para garantizar su protección. El vallado es una, aunque sería la más drástica.

La técnica

Sara Bosch explica que recurirrá a dos técnicas. Para limpiar las pintadas con espray usará un pigmento natural resistente a la intemperie, similar al color de la piedra, con el que se camuflará el grafiti. Y para las incisiones se aplicará un mortero sintético a base de cal (PLM) con el que se rellenarán los surcos más profundos, y una resina vinílica que le aportará dureza.