Que ser mujer y policía todavía sea noticia «da que pensar»

26/02/2020

Nuria Esther Navarro Hernández es desde el pasado 5 de diciembre agente en prácticas de la Policía Local de Guía. Es la primera mujer que logra acceder al cuerpo de policía del municipio norteño, lo que a su pesar la convierte en noticia.

Para Nuria Esther Navarro Hernández, de 33 años, «fue un orgullo saber que rompía moldes al ser la primera mujer policía de Guía», sirviendo así de ejemplo para las que puedan venir o para las que lo intentaron y por un motivo u otro no lo lograron. Sin embargo, «preferiría que no fuera noticia», ya que entonces «significa que hay trabajo por hacer»; el hecho de que una mujer sea agente de policía «debería estar normalizado. Que sea noticia da que pensar».

En todo caso, Navarro ha cumplido un sueño a base de mucho trabajo y tesón. Fisioterapeuta en ejercicio durante los últimos diez años, estuvo más de dos años estudiando y entrenando para aprobar las oposiciones a policía local. Residente en la capital grancanaria, es en Guía donde ha logrado superar las duras pruebas a las que se presentaron casi un centenar de candidatos para solo cuatro plazas.

Lleva desde diciembre como agente en prácticas, siendo su prioridad «aprender el oficio, dando lo mejor» para progresar en una profesión en la que no descarta ascender o especializarse en temas sociales, relacionados con la violencia de género o con la infancia, por ejemplo. Pero paso a paso, afirma, ahora toca «aprender».

Para llegar hasta aquí Nuria Esther Navarro Hernández ha superado una serie de retos, el primero de ellos fue que «me tuve que preparar físicamente, porque no hacía deporte». La ahora agente de policía local de Guía asegura que pensó: «si puedo con las pruebas físicas, tengo que poder con lo demás». Y así fue. Pero claro, eso supuso añadir a la jornada laboral diaria, horas y horas de estuvo en la biblioteca o en casa durante unos dos años, con fines de semana enteros dedicados a lograr el que considera uno de sus «dos retos profesionales», ser agente de policía además de fisioterapeuta.

Porqué antes ninguna otra mujer ha llegado a ser policía en el municipio de Santa María de Guía no lo sabe, pero sí afirma que «es complicado» lograrlo, ya sea por parte de un hombre o de una mujer. «Hay que gente que se pega ocho años» hasta conseguirlo, y son muchos los que se quedan por el camino. Eso sí, reconoce que se trata de una profesión «muy masculinizada», pero todo cambia. Dice que ha sido muy bien recibida por mandos, compañeros y ciudadanía, y son «muchas las mujeres que estando de servicio se me han acercado para felicitarme».