Teodoro Sosa: «De niño le decía a mi madre que quería ser alcalde»

23/07/2019

Natural de La Montaña de Gáldar, a sus 43 años de edad, Teodoro Sosa cumple un nuevo mandato como alcalde de Gáldar, con una mayoría absoluta que refleja bien a las claras el respaldo que tiene en su pueblo. Ingeniero de Obras Públicas, hipotecó su trayectoria profesional por el servicio público, algo que siempre le llamó la atención. En plenas fiestas de Santiago, el alcalde mira con optimismo el futuro.

ETIQUETAS:

— ¿Qué le motivó a entrar en política?

—Yo venía del sector privado. Soy ingeniero de Obras Públicas y quizás hipotequé mi trayectoria profesional, pero desde niño le decía a mi madre que quería ser alcalde. Siempre he tenido esa vocación de servicio público. En 2003 entré al ayuntamiento como concejal y desde 2007 soy alcalde de Gáldar.

— El apoyo conseguido en las urnas no lo ha logrado ningún municipio de Canarias. ¿Qué ha cambiado en Gáldar?

—Gáldar está viva. Gáldar ha levantado en los últimos años su autoestima y hoy es un pueblo orgulloso tras años de apatía y malas noticias. El municipio es cabecera de comarca, con calidad de vida, buenos servicios públicos y tiramos de la comarca en todos los niveles. Hemos inyectado ilusión a la ciudad y eso se respira en la calle.

— En su carrera política ha dado un paso más, ya que ahora también es consejero del Cabildo.

— Pertenezco a BNR, organización que está dentro de NC. He dado un paso más con el apoyo de la familia y de la organización. En Gáldar debemos seguir esforzándonos y no puedes defraudar. Ser consejero del Cabildo añade más responsabilidad, pero hay un buen equipo con Antonio Morales al frente. El Cabildo es el ayuntamiento de la isla y conocer bien el municipalismo da un plus. Yo soy un terremoto y le echo al día más horas que el reloj, pero me ilusiona lo que hago.

— ¿Qué tal en la cocina?

— Dicen que soy buen cocinero. Se me dan bien los platos de cuchara y las paellas. De hambre no me moriré. Jajaja. Y mi madre es muy buena cocinera.

— ¿Un plan ideal para desconectar?

— La playa. El mar nos calma.

— ¿Con qué sueña?

— Con ser feliz. Siempre he pensado que la ausencia de problemas supone la felicidad. Si tienes salud, trabajo, una persona que te quiera, para qué pedir más. Almorzar todos los días con mi madre, que los míos estén bien, que la sociedad sea más justa y solidaria. No pido nada más.

— Permítame una indiscreción. ¿El teléfono de Teodoro Sosa lo tiene toda Gáldar?

— Jajaja. Casi toda Gáldar.

— ¿Cuántos contactos tiene en su móvil?

—No lo he mirado nunca. A ver. 2.713 contactos.

— Durante esta entrevista, ¿cuántos WhatsApp ha recibido?

—100 en los últimos 20 minutos.

Un viaje pendiente con su madre

Huérfano de padre a los 2 años de edad. Teodoro Sosa es un currante. De familia humilde, de padre albañil y madre ama de casa, se ha labrado un futuro a base de enorme sacrificio. La familia la tiene muy presente y reconoció a CANARIAS7 que su viaje pendiente es «viajar al Sáhara con mi madre. A mí me hicieron en El Aaiun aunque nací en Gáldar. Mi nacimiento, en 1975, se produjo en plena Marcha Verde. Soy huérfano de padre desde los 2 años y le debo a mi madre ese viaje para recordar nuestros orígenes. El recuerdo de mi padre estará presente y es un viaje familiar que tenemos que hacer», comenta emocionado.

Meticuloso y ordenado. Le gusta tener todo ordenado y se considera meticuloso y algo cuadriculado en ese aspecto, aunque añade que detesta sobremanera «el pasotismo».