NC descarta seguir con Amurga sin el sí de los socios en el Cabildo

25/10/2019

Los nacionalistas entienden que es un asunto que ha de resolverse «políticamente». El gobierno insular decidirá qué hacer una vez un informe defina los posibles costes de desistir ahora de la compra

Al expediente iniciado por el Cabildo para la adquisición de tres fincas en Amurga para dedicarlas a reforestación aún le queda recorrido administrativo. Faltan trámites por resolver para culminarlo. Lo que no está claro es si tiene futuro político. Por lo pronto, NC, el socio del gobierno insular que más se había implicado hasta ahora en defender la necesidad de esta compra, a pesar incluso de la abierta y pública oposición del PSOE, uno de los tres socios del pacto, parece ahora levantar el pie del acelerador. Pedro Justo, consejero de Hacienda y voz autorizada en el grupo nacionalista, que además llevó en el mandato anterior la gestión de este expediente, admitía este jueves que este asunto ha de resolverse políticamente y que su grupo no contempla seguir adelante con Amurga si no cuenta con el sí de los socios. Se aprobaría en consejo de gobierno y ahí las mayorías son menos exigentes, pero lo descarta.

Eso sí, Justo subrayó que aún no se ha cerrado la decisión que al final se va a tomar. Es más, aseguró que no se ha tratado en las reuniones que semanas atrás celebró la mesa del pacto para limar las asperezas que surgieron entre NC y PSOE justo después del verano. «Solo se ha hablado que hay que hablarlo. Hay que resolverlo políticamente, no es un tema para resolver por mayoría».

Es un expediente polémico porque entre los dueños de las 466,5 hectáreas que se pretenden adquirir se encuentran la esposa y cinco cuñados de Román Rodríguez, vicepresidente del Gobierno canario y líder regional de NC. Tanto el grupo nacionalista en el Cabildo como el PSOE, que aprobaron esta compra en diciembre de 2018, aseguraron que desconocían esta vinculación familiar con el suelo. El caso es que, pese a que se aprobó la adquisición por 4,06 millones de euros, no llegó a fraguarse ni a abonarse el dinero al percatarse de que no se habían descontado los cauces de barranco, que son de dominio público.

El Consejo Insular de Aguas ya ha determinado que el suelo que es público en esas tres fincas asciende a 48.107 metros, por lo que hay que descontar 48.000 euros de los 4,06 millones. Pero, según explicó Justo, que este jueves respondió sobre este asunto en comisión de pleno a preguntas del PP, lo primero que hará ahora el Cabildo es formalizar ese dominio público, lo que implica dar audiencia a los propietarios. Prevé que este proceso se alargue al menos dos meses. Y después, como ya anunció el presidente, Antonio Morales, se encargará un informe a la asesoría jurídica sobre las implicaciones que puede tener de cara a posibles indemnizaciones a terceros la decisión de desistir ahora de la compra. Una vez entonces, se decidiría. «Esta es la parte administrativa y técnica que queda, luego quedaría la parte política; hay que ver cómo se replantea, pues de los tres socios que están en el gobierno, dos se han manifestado inicialmente en contra de la adquisición», indicó.

En la comisión aclaró también que ahora no hay coto de caza activo en Amurga. Dijo que el que estaba caducó en 2018, que los todavía dueños pidieron renovarlo y que Medio Ambiente del Cabildo lo ha informado desfavorable. En todo caso, esperan por la decisión del Gobierno canario. «De existir un coto, no nos condiciona; al ser privado, si nosotros compramos, lo quitamos», dijo.