«Malestar» por el maquillaje sacro

03/06/2020

El Cabildo pide explicaciones al Obispado por la intervención realizada en las tallas de San Juan Bautista y La Dolorosa de Arucas y que ha cambiado la expresión y color de las imágenes

ETIQUETAS:

El Cabildo de Gran Canaria «desconocía completamente la intervención realizada» en las imágenes de San Juan Bautista y la Virgen de Los Dolores de la iglesia de San Juan Bautista de Arucas, Bien de Interés Cultural (BIC). Así lo aseguró ayer el consejero insular de Presidencia, Teodoro Sosa, área de la que depende Patrimonio Histórico. La Comisión Mixta Obispado-Cabildo que se encarga del seguimiento de todas las actuaciones, obras y restauraciones que se realizan en el patrimonio histórico religioso, así como el Servicio de Patrimonio Histórico, «desconocía completamente estas dos intervenciones en unas tallas importantes e históricas».

Todavía se no se ha evaluado el alcance de la intervención acometida en las imágenes de San Juan Bautista y de La Dolorosa, que se ha conocido una vez la iglesia de San Juan Bautista de Arucas reabrió sus puertas al ponerse en marcha la desescalada del confinamiento a raíz de la covid-19. El descubrimiento del cambio de color y facciones de ambas tallas, de gran devoción popular y de incalculable valor histórico y artístico, ha levantado las críticas de los ciudadanos de Arucas y de su Ayuntamiento.

Ahora la restauradora del Cabildo de Gran Canaria, según explicó el consejero insular, realizará una inspección para conocer de primera mano en qué estado se encuentran las tallas que datan del siglo XIX. «También me voy a poner en contacto con el vicario para transmitir nuestro malestar y nuestra duda e incertidumbre al respecto», aseguró Teodoro Sosa. El consejero insular de Presidencia también recordó que en la jornada de ayer la restauradora se puso en contacto con el Gobierno de Canarias para comunicar «el hecho del que nos enterábamos por la prensa».

Según afirmó Sosa, «es la Diócesis de Canarias la que tiene que aclarar este asunto y para eso hay una Comisión Mixta, siendo el Cabildo de Gran Canaria desconocedor de estas actuaciones».

Debido a la alarma que ha generado el asunto en el municipio de Arucas, una vez que se descubrió la transformación sufrida de las tallas de San Juan Bautista y de La Dolorosa, el Ayuntamiento también ha pedido explicaciones y espera que la intervención realizada en las imágenes sea reversible. Tanto es así que desde el Ayuntamiento de Arucas «se condena la intervención llevada a cabo en las tallas de La Dolorosa (1852) y San Juan Bautista (1848) por parte de los responsables del templo matriz». A ello se suma la que el consistorio califica de «indignación vecinal ante el descubrimiento del cambio de color y facciones de ambas tallas».

Juan Jesús Facundo, alcalde de Arucas, afirmó que «desde el primer momento hemos estado en contacto con los responsables de la parroquia para conocer lo sucedido y ya estamos realizando los trámites correspondientes con el Cabildo». «Nos sentimos consternados ante esta actuación, pero esperemos que una vez en manos de los expertos, esta situación pueda encauzarse y recuperen el esplendor las dos tallas de enorme valor devocional y patrimonial de nuestro municipio».