«Llega el momento de sentir el Pino»

25/08/2018

Pedro Ortega, el pregonero de la Fiesta Mayor de Gran Canaria, reclama la iluminación nocturna de la basílica de Teror y aplaude el cambio de recorrido de la procesión. El consejero de Economía del Gobierno de Canarias repasa medio siglo de vivencias personales, recuerdos y anécdotas de los festejos y de cambios en el municipio

Con sus vivencias personales y familiares como hilo conductor de su relato, el pregonero de las fiestas del Pino de 2018 hizo un recorrido por el último medio siglo de los días en que la villa mariana se convierte en el corazón de Gran Canaria, una historia que empieza en la década de los 70 y que se prolonga hasta hoy en el caso del actual consejero de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento del Gobierno de Canarias.

Pedro Ortega no desaprovechó la ocasión de ser pregonero en su pueblo natal y de residencia para recordar episodios y personajes de la infancia y la juventud, subrayar algunos cambios vividos en Teror y en las fiestas y contar en primera persona las sensaciones que invaden a los terorenses cuando se acerca la festividad insular. «Llega el momento de dar la bienvenida a las fiestas del Pino 2018; llega el momento de prepararnos para disfrutar, cantar, bailar, y de reencontrarnos con amigos y familiares; llega el momento de sentir el Pino», fueron las palabras con las que anoche cerró su intervención ante la fachada de la basílica antes de dar vivas a la Virgen y a las fiestas.

Criado en la villa mariana, Ortega rememoró en la plaza del Pino las tertulias de tarde en los banquitos situados frente al Hotel Royal de su abuelo, los encuentros de amigos en torno a las vueltas del Bar Americano, los debates vecinales en el Muro Nuevo, las rogativas a la Virgen para que lloviera, las excursiones a la Fuente Agria para buscar el agua para beber, la imagen grabada en su retina de las personas que andaban de rodillas y con los brazos abiertos por la nave central de la basílica...

Entre las anécdotas personales de su relato, el día en que vio comer a Néstor Álamo en el Hotel Royal y le contaron que a él se le debía la transformación de la romería del Pino en romería-ofrenda en el año 1952, «razón por la que le coloqué en el grupo de las personas muy importantes».

La primera vez que Ortega, siendo un niño, supo «del poder y la capacidad de convocatoria» de la Virgen fue una tarde de los años 70. Estaba sentado con unos amigos en un banco de piedra amarilla cuando un guardia municipal se les acercó y les conminó a ir a la iglesia a unirse a las plegarias para atraer el aguacero mientras, en otro punto del archipiélago, se acababa de instalar la primera desaladora de agua de mar de Europa.

Vino luego el cambio que trajo la democracia, la mejora en el abastecimiento de agua, la peatonalización del entorno de la basílica, el nuevo viaducto de acceso a Teror y otros ejemplos de «nuevos tiempos» en Teror. «Pero hay algo que no cambió de la misma manera: la devoción por la Virgen del Pino», corroborada en la multitudinaria Bajada de 2014 a la Catedral de Santa Ana y avalada cada semana por los peregrinos y fieles que visitan la villa mariana. Todos los días, y en especial los sábados y domingos, acude a Teror «gente de toda Canarias para ver a su Virgen», indicó.

Cervezas. Dedicando un especial recuerdo a su padre («Perico, va por ti»), Ortega explicó que los días grandes de las fiestas la casa familiar en la que sigue viviendo se convertía en «farmacia de guardia» porque la planta baja era el almacén del negocio de venta y distribución de cerveza de su padre. Los siete hermanos «podíamos disfrutar las fiestas, pero también había que dar el callo» y estar pendiente de las necesidades de cualquier bar, restaurante, chiringuito o rezagado. El local se convirtió en el punto de encuentro de un grupo de amigos que desde hace unos 30 años se reúne para celebrar el Pino. «Aquel negocio ya no existe pero la amistad la mantenemos viva», comentó como un ejemplo de los terorenses y grancanarios «que sienten que el 7 y 8 de septiembre son especiales: son días de encuentro, de tertulias, de parrandas y de disfrutar del pueblo y de la compañía», resaltó.

Uno de los hilos conductores del relato del expresidente de Asinca fue la evolución de un municipio en el que «ya no están ni el Hotel Royal, ni los banquitos, ni el Bar Americano, ni el quiosco de La Alameda, ni el cine... pero siguen presentes la dulcería de Los Benítez, los chorizos de Teror, la tienda de Pepito Falcón». Han cambiado los hábitos comerciales y la vida del pueblo, hay tiendas, restaurantes y bares nuevos y otros que continúan, han llegado las casas rurales y un moderno auditorio, «Teror aprovecha su situación geográfica, su orografía y sus paisajes», adaptándose a los nuevos tiempos con actividades que giran en torno a la basílica y la Virgen.

Un deseo. El pistoletazo de salida a los más de 100 actos del programa oficial de las fiestas del Pino, 40 de ello musicales y escénicos, incluyó un deseo, «que se inicie en breve el nuevo proyecto de iluminación del entorno de la basílica» de Teror, una actuación que «hará que, poco a poco, continúe mejorando la visión nocturna del casco histórico» y que, a juicio del pregonero, atraerá a devotos nocturnos.

Ortega dijo haber experimentado «una sensación especial» con el cambio de recorrido que en 2015 se introdujo en la procesión de la imagen de la Virgen del Pino del 8 de septiembre. «No puedo olvidar la bajada» de la Patrona de Gran Canaria por la calle Real de la Plaza bajo una lluvia de pétalos de flor, confesó. «Sentí que era un acierto, que era bueno, que todo el pueblo lo agradecía, que se respiraba alegría e ilusión», añadió.

Estas sensaciones, que ha confirmado en las procesiones de 2016 y 2017, le llevaron a defender que «se puede innovar y hay que hacerlo cuando es necesario porque debemos evolucionar para tener nuevas oportunidades».

La iluminación nocturna del entorno de la basílica «será otro cambio que, estoy seguro, también será para bien», declaró el pregonero número 71 de las fiestas.

  • 1

    ¿Le parece correcto que la próxima cabalgata del carnaval en Las Palmas de Gran Canaria vuelva a salir de La Isleta?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados