«Le pegué dos tiros para salvar a los sanitarios»

15/09/2018

Airán asegura que ni siquiera vio a la Policía. Tras el ataque a la ambulancia donde le atendían, afirma que protegió a la enfermera y a su novia

Me cegué». Es la única explicación que puede dar Airán Ramírez al impulso que le llevó a coger su pistola de airsoft, salir de su casa y, delante de varios agentes de la Policía Nacional, disparar dos tiros en la cara a su vecino.

La historia de la ambulancia apaleada en Jinámar el pasado día 6 se saldó con la detención de dos personas: el hombre que golpeó el vehículo con un bate y el joven que disparó al apaleador.

Airán, de 32 años, asegura que su única intención fue proteger a los sanitarios que le estaban atendiendo.

Su relato comienza cuando se hiere en una pierna en su casa y pide una ambulancia.

«Les llamé porque tenía una herida y no podía caminar. Vinieron y mi vecino se puso nervioso, porque se estaba asfixiando y pedía auxilio. Él no sabía que yo estaba dentro y reclamó que le atendieran. El chófer avisó para que llamaran a otra ambulancia y nos fuimos».

Según cuenta, su vecino les siguió con su coche. Él se encontraba en la parte de atrás con una sanitaria y su novia ocupaba el asiento del copiloto, como su acompañante.

«De repente se escucharon unos ruidos, como piedras o algo así. Yo estaba asombrado, porque no sabía qué estaba pasando. Luego me enteré de que estaba golpeando la ambulancia con un bate de béisbol».

El joven afirma que, tras el ataque, su vecino se fue en su coche y la ambulancia le siguió de nuevo hasta el domicilio de Airam, en la calle Julio Caro Baroja, mientras daba aviso a la Policía Nacional.

«Me puse nervioso y le pedí al chófer que me dejara bajar para hablar con mi madre. Entonces cogí la pistola de bolas. Estaba tan ciego que ni siquiera vi a la Policía, sólo a mi vecino, que había bajado para dar la cara con los agentes. Yo pensé que iba a atacarles otra vez y, con la intención de salvar a los sanitarios y a mi novia, le pegué dos disparos en la cara. Entonces la Policía me redujo y me detuvo».

Afirma que en todo momento colaboró con los agentes y que la relación con su vecino actualmente es buena.

«No debí sacar la pistola. Fue fallo mío, pero me puse nervioso porque vi a la sanitaria llorando y a mi pareja muy asustada».

Airán pasó a disposición judicial y debe indemnizar a su vecino. «Yo he estado hablando con él, porque es un vecino estupendo, que está muy arrepentido, como me ocurre a mí. Todo esto sólo fue un malentendido y actué con buena intención. Los dos somos buenas personas».

El joven indica que utiliza esas pistola para dar a latas, tirar al plato y acciones similares. El arma está ahora en el juzgado.

  • 1

    ¿Le parece necesaria la construcción en Agaete de un muelle más grande que el actual?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados