Las ventas del vino grancanario caen un 90%

24/05/2020

El tsunami económico provocado por la covid-19 también afecta al sector vitivinícola insular, pero, lejos de rendirse, lanza una campaña con nuevas vías de venta, sobre todo ‘online’. «Hay que vaciar las bodegas para la cosecha de este año»

ETIQUETAS:

La hibernación de la economía que ha motivado la lucha contra la covid-19 no deja títere con cabeza. Tampoco se ha librado el vino grancanario. Pedro Suárez, presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida de Gran Canaria, subraya que ha sido «grave» la merma en las ventas. El sector tenía entre sus principales clientes a los negocios de restauración y a los de hospedaje, por lo que su cierre forzoso ha provocado que sus ingresos caigan un 90%. En fase 1 ya pueden abrir, pero solo en parte, por lo que, aventura, tardarán en recuperar sus níveles de venta.

Sin embargo, el Consejo Regulador cree que bodegas y viticultores de la isla resistirán el golpe y con ese espíritu se reinventan para plantarle cara a la crisis. Suárez es optimista. Entre otras cosas, sostiene que este golpe ha pillado al sector en alza, al menos en Gran Canaria, y en una etapa en la que la calidad del vino de la isla no hace sino recibir reconocimientos, incluso a nivel nacional. «Nos ha cogido organizados, y en una buena época, solo hace falta que la gente sepa dónde encontrarnos», se explica.

Por eso la entidad que preside Suárez facilita un listado de los establecimientos que permiten la compra de vino online, como Aragüeme, la Vinoteca de San Juan, La Cava de Piñero, El Gusto por el vino, Canary Wine o Vinófilos. También cita al Gran Canaria Mercado Digital, una iniciativa de la consejería de Sector Primario del Cabildo por la que se pueden hacer compras a través de la web grancanariamegusta.com. Suárez dice que es una iniciativa interesante, pero acto seguido puntualiza que en términos de ganancias no compensa el roto que les ha causado el cierre de los negocios de hostelería.

Igualmente el Consejo recuerda que está en las secciones especializadas de establecimientos tradicionales como El Corte Inglés, Carrefour, Alcampo, Bolaños, Spar y Makro, además de en algunos estand de mercados municipales como el de Telde, el Central de la capital o el de Santa Brígida. Recuerda Suárez que entre las lecciones de esta crisis hay que marcar en rojo la importancia del sector primario. «Nos puede salvar, nos da de comer, solo hay que apostar por él».

Y una forma de hacerlo, apunta, es comprando la producción del país, la de aquí, en este caso, el vino, para cuya adquisición Suárez alude en este 2020 a una motivación extra. «Tenemos que vaciar las bodegas para dejarle hueco a la cosecha que viene», que según advierte. pinta buena. «Si no nos viene un tiempo raro, este año, después de dos bastante malos (en 2019 se recolectaron en la isla 295.890 kilos), podremos hacer una vendimia de récord». De ahí su llamamiento a las compras.

Ahora bien, una cosa es que sea optimista y otra muy distinta es que se olvide de la lista de demandas que llevan años reclamándole a las administraciones. Agradece la apuesta por el vino local que está haciendo el Cabildo, pero, a otras escalas, echa en falta, por ejemplo, que se mejoren las ayudas que les corresponden con cargo al Posei. «Creamos paisaje, contribuimos a la lucha contra los incendios porque los cultivos mosaico frenan las llamas, generamos valor añadido porque damos lugar a una industria agroalimentaria asociada y somos un cultivo sostenible que se da en todas las islas, en todas las zonas, desde la costa a la montaña, y estamos asentados en Canarias desde la Conquista, tenemos un arraigo histórico que ha dado lugar a una cultura, tradiciones y una arquitectura». Sin embargo, reprocha, solo reciben 1.400 euros por hectárea frente a los 30.000 de otros productos más nuevos.

Mejor posicionamiento

Otra lucha eterna, y nunca resuelta, es la de que en las grandes cadenas se le dé al vino canario el lugar que merece. «No podemos competir con el que viene de fuera, nosotros aportamos otros valores y eso ha de apreciarse, por eso insistimos en contar con lineales diferenciados y con mejor posicionamiento, a la vista de los ojos», razona.

Con todo, insiste, cree que el sector está en el buen camino. Los últimos datos así lo avalan. Sabe de bodegas que han ampliado sus viñeros un 30%. Ahora mismo el Consejo Regulador registra que hay 220 hectáreas cultivadas en la isla y 42 bodegas activas de las 70 que están inscritas. Indica que son números alza. El sector se ha puesto las pilas. Falta que lo haga la administración.

Una ruta que está a punto

Entre los proyectos que tiene en marcha el Consejo Regulador de la DO de Gran Canaria figura la Ruta del Vino, un producto turístico a nivel nacional de Acevin (la Asociación Española de Ciudades del Vino) que está a punto de implantarse en la isla. Están a punto de presentar los estatutos y Suárez confía en tener la ruta certificada antes de que acabe el año. Propondrá al viajero un recorrido por bodegas, restaurantes, hoteles, vinotecas o empresas de turismo activo que le llevarán a conocer el vino local. Hay que cumplir con unos estándares de calidad. Ya en marcha, podrá acudir a ferias nacionales e internacionales y beneficiarse de campañas de promoción.

Avibo teme el cierre del 30% de las bodegas

A escala regional ven el escenario algo más feo. Avibo, la asociación de viticultores y bodegueros de Canarias, la sectorial mayoritaria de ámbito regional, augura el cierre de un 30% de las 200 bodegas embotelladoras de las islas. Entre las razones, apunta al cierre total del canal Horeca (un canal de distribución para hoteles, restaurantes y cafeterías donde dice que el vino canario está bien posicionado), a la devolución de la mercancía y al consiguiente impago de muchos negocios que han cerrado, y al retraso en el pago de distribuidores y clientes. Respecto a los viticultores, advierte de que, si bien por el momento no les ha golpeado la crisis, sí se podrán ver afectados por la incapacidad económica de las bodegas para recoger sus cosechas, por lo que se podrán ver en la tesitura de poder cosechar solo el 50% de la vendimia de este año, que podría rondar los 20 millones de kilos en toda Canarias. Ante un panorama tan desolador, ha presentado un plan de rescate a las administraciones de las islas que, según Avibo, ha sido bien acogido. Entre las 15 medidas que proponen figuran modificar el Posei, como pide también Gran Canaria, extender los ERTE en el sector más allá del estado de alarma (en paralelo a la reactivación del turismo), un apoyo extraordinario a la exportación, bonificaciones fiscales para los operadores y subvenciones específicas y directas para garantizar la continuidad de las bodegas.