«Ya es oficial: Las Canteras es marroquí»

23/02/2020

La calima que escondió Canarias bajo su manto generó un impacto mediático de grandes dimensiones. Las redes sociales mostraron el ingenio de algunos y la temeridad de otros. Y Los Coquillos recordaron uno de sus mayores éxitos.

Era el año 1993 y Los Coquillos ocupaban el trono del pop isleño. Acababan de editar su disco Ángel Guardián, en el que destacaba su imperecedero Borracho hasta el amanecer. En el que también brillaba con luz propia un corte irónico y pegadizo al que titularon Báñate en Las Canteras en el que bromeaban con una invasión marroquí del emblema capitalino. Este domingo, con una serie de fotografías en las que se apreciaba la playa bajo el polvo, compartían en sus redes sociales el siguiente enunciado: «Ya es oficial: Las Canteras es marroquí».

La broma de la banda que capitanean los hermanos Cedrés corrió enseguida por las redes sociales. Artefacto de doble moral que muchas veces conviene evitar pero que en otras, como en la extraordinaria situación climática del fin de semana, se convierte en un excelente contenedor de ingenio.

La repercusión del fenómeno llegó mucho más allá de estas islas del Atlántico Medio. Los informativos estatales abrieron sus escaletas con la situación en las islas, agravadas por los incendios que se fueron propagando por Gran Canaria y Tenerife.

Y, claro, también están los memes. Desde los mensajes más irónicos y divertidos hasta los que contenían un mensaje reivindicativo. «A ver, Glovo, Just Eat y otras empresas de reparto, paguen un suplemento calima a los trabajadores porque lo que están sacando adelante hoy es demencial», refería en un tuit muy celebrado la cuenta Gran Canaria Times.

Todos los diarios nacionales llevaban el asunto a sus portadas digitales, encabezando con el cierre de los aeropuertos y las consecuencias que esto tenía para la circulación en el resto del Estado. Y, por supuesto, la suspensión de buena parte de los actos carnavaleros en distintas islas servía como noticia de alcance para interrumpir las transmisiones deportivas clásicas del fin de semana, como aconteció en el Tiempo de Juego de la COPE.

Todos los diarios nacionales llevaron el caso a portada

En la canción de Los Coquillos también incluían la alusión al clásico de Sindo Saavedra y su «pero, si lo prefieres, ponte tu mejor disfraz. ¡Que comience el Carnaval!». Y es que las suspensiones carnavaleras ocuparon mucho espacio mediático. Probablemente todavía más las no suspensiones de algunos actos.

El tema de discusión #CalimaCanarias se coló claramente entre los más comentados de un domingo en el que la invitación a quedarse en los hogares disparó la actividad en los grupos de whatsApp y en los memes que corrieron por las redes sociales.

No faltó la foto desde la ventana. Prácticamente se podía controlar el impacto de todo el fenómeno en cualquier rincón de las islas a través de las redes sociales. Por ejemplo en la comparativa de una foto de los últimos días en relación a lo que se ha vivido estos últimos días. O los vídeos que mostraban a la famosa roomba, la aspiradora de moda, recorriendo las calles como si fuera la primera medida de las administraciones para combatir los efectos del ataque del polvo en suspensión.

Incluso los más temerarios llenaron las redes sociales de vídeos grabados desde sus coches, en algún caso, mientras conducían. Un riesgo añadido al peligro ya inherente a la escasa visibilidad que se daba con la calima prácticamente posada sobre el manto de asfalto de las carreteras canarias.

Distintos prismas para un fenómeno que se intensificó durante el fin de semana y que polarizó la vida de los canarios durante dos días de aspecto apocalíptico.