Vertedero improvisado en el Guiniguada

14/10/2019

Vecinos de San Nicolás denuncian la actitud incívica de algunos ciudadanos que utilizan el cauce del barranco como un improvisado vertedero. También critican que vehículos no autorizados usan la zona para hacer carreras. Piden más vigilancia.

ETIQUETAS:

Vienen con camiones y tiran escombros», afirma Israel Medina, presidente la asociación vecinal Cofiris del risco de San Nicolás al referirse a la actitud incívica de algunos ciudadanos que llevan hasta el cauce del barranco del Guiniguada restos de obras y otros enseres para depositarios allí, en lugar de optar por trasladarlos a un punto limpio.

Asegura que este sendero es usado «por caminantes y ciclistas» especialmente «los fines de semana», con lo que esa acumulación de basura «resulta un peligro» para ellos. Lamenta, además, que el Ayuntamiento acondicionara la zona como sendero y lo venda como un atractivo más de la ciudad para la población local y para los visitantes, pero no se le dé a este espacio la debida atención. «Hicieron un sendero tan bonito pero no lo cuidan, aquí no se limpia nada», señala el líder vecinal.

Vertedero improvisado en el Guiniguada

Aunque no duda en criticar el uso indebido que hacen quienes no tienen escrúpulos a la hora de llenar de basura esta zona de la ciudad «y vienen de noche en camiones para dejar escombros, escayola y hasta muebles», también denuncia que desde el Ayuntamiento capitalino no se atienda este entorno natural como se debiera, porque «aquí no hay policía».

Hay que recordar que el Consistorio de la ciudad creó este sendero peatonal y ciclista en 2017, un camino de siete kilómetros y medio de longitud que discurre entre el Centro de Recursos Ambientales El Pambaso y las inmediaciones del Jardín Canario Viera y Clavijo.

Barranco

El camino tiene tres metros de ancho y transcurre por el barranco en medio de las explotaciones agrícolas y ganaderas que aún se existen en la zona.

Asimismo, en agosto pasado el área de Urbanismo y Vivienda del Ayuntamiento anunció la puesta en marcha de las obras de creación de una continuación de este sendero, un camino peatonal y ciclista desde el El Maipez hasta el puente de La Angostura.

Vertedero improvisado en el Guiniguada

El proyecto, avanzó el departamento municipal, supone la construcción de un sendero de tres metros de ancho, optimizando la pista que ya existe en el cauce del barranco a lo largo de tres kilómetros, hasta el límite con Santa Brígida.

Además, se explicó que para acondicionar la senda será necesario el desbroce de la vegetación, la limpieza y retirada de escombros en una longitud de tres kilómetros y 50 metros de ancho, la eliminación de los caños de drenaje, hacer elevaciones en el terreno que se puedan inundar por la lluvia, demoler y compactar rocas e instalar badenes en los cruces transversales.

Carreras

«Se oyen las motos para abajo y para arriba sobre todo los fines de semana», explica Medina sobre otro de los problemas que asegura sufre la zona: las carreras que se desarrollan en el cauce del barranco. Apunta que «no se trata solo de motos, también vehículos de cuatro ruedas» cuyo ruido «se oye hasta en San Roque», dice.

Señala que existía en la zona un cartel que prohibía el uso de la zona a vehículos no autorizados, ya que recuerda que a los responsables de la fincas que alberga el barranco sí que se les permite acceder para llevar el alimento al ganado o trasladar las herramientas y productos necesarios para mantener sus cultivos. «Pero esa señal ha desaparecido», asegura.