Venezuela, «una calle perdida»

12/01/2019

El tramo comprendido entre Olof Palme y Viriato se cerró al tráfico en agosto de 2016 dentro de la reordenación que Movilidad llevó a cabo en Guanarteme. Los vecinos piden ahora una solución para una vía que consideran «desaprovechada».

El lunes 22 de agosto de 2016 el tramo de la calle Venezuela que discurre entre Olof Palme y Viriato se cerró al tráfico, permitiéndose solo el tránsito por la misma a los vehículos de los residentes que debían acceder al único garaje que existe en la zona. La medida tomada por las áreas de Movilidad y Tráfico del Ayuntamiento capitalino respondía a la reordenación de la circulación diseñada para este entorno, que incluía el calmado de tráfico y el uso exclusivo para peatones y ciclistas de una parte de Olof Palme con el objetivo de aumentar la seguridad de los carriles bici.

Así, se condenó el acceso a Venezuela desde Olof Palme, que quedó cerrada a la circulación entre Portugal y Fernando Guanarteme a excepción de bicis, taxis, carga y descarga y vehículos autorizados. Además, en la parte que llega a Viriato se colocó una señal de tráfico indicando que se trataba de una vía sin salida y también se varió el sentido de Variato en esa parte, que pasó a ser de subida.

Ahora los vecinos de esta parte de la ciudad reclaman que se dé una solución a una calle que no es peatonal pero en la que tampoco se les permite circular o estacionar, pese a encontrarse en un barrio como el de Guanarteme con una alta densidad de tráfico en el que escasean los estacionamientos no regulados por zona azul o verde.

«La verdad es que ahora es una calle perdida», apunta Ana María Rey, vecina de la zona, mientras pasea a África, una pastor alemán que no la deja ni a sol ni a sombra y mantiene a raya a todo el que se le acerca.

Asegura que en estos momentos Venezuela «es una calle totalmente desaprovechada» y entiende que los residentes reclamen poder estacionar en ella «porque se ha hecho mucha zona azul y verde» en el barrio. Algo que considera «exagerado» porque se ha implantado este aparcamiento regulado en muy poco tiempo «en calles como Secretario Padilla, El Cid o República Dominicana».

Añade que pese a la amenaza de multa que pesa sobre los que no respetan la prohibición de aparcar en Venezuela, muchos se la juegan y lo hacen, «sobre todo las noches de los viernes y sábados» y «en la época de playa los sábados y domingos», porque «a veces depende del policía local que esté» que se sancione o no.

Explica que la calle Hierro, que se ubica junto a Las Canteras y donde residió durante 30 años, antes de ser peatonal «era un sinsentido como éste».

«La gente está indignada porque se han cargado como 20 aparcamientos», explica José Vicente Guerra, que desarrolla su labor profesional en Motard Class, un negocio dedicado al mundo de la moto situado en la calle Venezuela.

Afirma que el no poder circula por la vía «a mí, como negocio, me afecta a la hora de llegar el cliente al taller, porque esta calle antiguamente era bajada y ahora es subida», dice en alusión al cambio de sentido que se implantó en una parte de Viriato con la reordenación que se realizó hace más de dos años.

Sin embargo, reconoce, «me beneficia en que no tengo ruido, no tengo contaminación, no tengo peleas de aparcamientos, porque cuando había aparcamiento aquí la gente se iba a matar». Además, «hay aparcamientos para motos y los clientes pueden aparcar ahí», indica en referencia a las 16 plazas de estacionamiento para motos con que cuenta este tramo de Venezuela.

En cualquier caso, sí tiene claro que la calle se ha visto perjudicada y no precisamente por nada relacionado con el tráfico de vehículos o la ausencia de ello. «Se ha convertido en un cagadero y meadero de perros y no por culpa de los perros sino de los dueños», afirma. Agrega que «los vecinos también lo han notado porque se mean en las puertas de las casas».

Manuel Martel, también vecino de la calle Venezuela, considera por su parte que la vía «debería ser peatonal». «Deberían dejarla como está Olof Palme», comenta mientras pinta el balcón de su casa.

  • 1

    ¿Está a favor de que se celebren conciertos sobre la arena de la playa de Las Canteras?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc
    Votar Ver Resultados