Urbanismo no garantiza que la Onda Atlántica esté a final de año

06/12/2019

Javier Doreste asegura que «problemas de logística» en el Puerto de La Luz han retrasado la llegada de las dos últimas piezas de la pasarela desde Sevilla, por lo que no garantiza que se cumpla el plazo de finalización previsto. Dice que la empresa adjudicataria «no tendrá prórrogas».

La llegada de las dos últimas piezas que completarán la pasarela Onda Atlántica se retrasa «por problemas de logística en el Puerto», explica el concejal de Urbanismo del Ayuntamiento capitalino, Javier Doreste. Asegura que estos elementos -de 20 metros de longitud y un peso de unas 20 toneladas cada uno- se encuentran en Sevilla, donde se ha construido la totalidad de los 14 que integran la estructura diseñada por los arquitectos Javier Haddad y Ramón Checa. Pero su traslado no se realizará hasta no contar con un espacio en el recinto de La Luz en el que se puedan ubicar antes de proceder a su colocación, y «estas son fechas malas para el Puerto».

Apunta que «esperaba que ya estuvieran aquí» las piezas finales de un viaducto que se anunció estaría terminado antes de final de año. «Creo que ya están construidas y en Sevilla esperando que el Puerto confirmara que tenía espacio», dice.

Doreste señala que «con las otras piezas» del puente cuya ejecución se adjudicó por un importe de 2,4 millones de euros a la empresa Tecyr -la misma que realiza la obra de la MetroGuagua en Mesa y López además de otros proyectos en la ciudad- «también hemos tenido este problema», pero «no se ha notado porque no había fecha de terminación».

En cualquier caso, el edil de Urbanismo indica que ante esta circunstancia que afronta el proyecto de la pasarela que unirá el entorno del mercado del Puerto con el muelle de Sanapú, «no garantizo que esté acabada antes de final de año» porque «ya no me fío». Y agrega que «por mucho que digan, el Puerto hay que ampliarlo».

Doreste afirma que «si esto se retrasa mucho me imagino que pasará como con Mesa y López, se termina el contrato de la empresa y no tendrán prórroga». Pero aclara que la adjudicataria tendrá que concluir los trabajos «si quiere cobrar».

Añade que «ya la avenida se salvó», en referencia a las piezas de la estructura que se sitúan sobre la GC-1, y que «el resto de los estribos ya están», e «incluso ya se hizo el encuentro en las bases de la zona del aparcamiento del lado del Puerto».

También asegura que en estos momentos se trabaja en el resto de las piezas de la Onda Atlántica ya colocadas. «Se están vistiendo y después habrá que hormigonarlas, pero como se quiere hacer al mismo tiempo hay que esperar que lleguen estas dos», expone.

Retrasos

Hay que recordar que este no es el primer retraso que sufren unos trabajos que estaba previsto concluyeran en verano. Así, en el mes de agosto el propio edil de Urbanismo anunció en una visita que efectuó a la obra junto a los arquitectos responsables del proyecto que la finalización de la pasarela se retrasaría hasta «noviembre o diciembre». Explicó entonces que este cambio respondía a que «tuvimos que rehacer una columna» además de «que hubo un problema entre la empresa constructora y la proveedora» del acero, que obligó a «mediar» al Ayuntamiento y que se solventó.

Además, la instalación de las dos piezas que se sitúan sobre la Avenida Marítima también sufrió una demora, ya que estaba programado que se colocarán en el mes de septiembre pero esta actuación que obligó a cerrar la GC-1 en ambos sentidos de circulación se efectuó el último domingo de octubre. Entonces Doreste justificó el cambio de fecha por la aparición de una tubería de abastecimiento que no estaba prevista en la Avenida de los Consignatarios, en la zona portuaria.