Un contenedor quemado cada 5 días

17/06/2018

En lo que va de año, veinticuatro contenedores de basura han ardido en las calles de la capital debido a actos vandálicos. Esto supone una media de seis depósitos al mes -los datos son hasta abril-, uno más que el promedio de 2017.

El Ayuntamiento se ha gastado este año 17.263 euros en la reposición de contenedores de basura incendiados como consecuencia de actos vandálicos. Con los datos ofrecidos por el servicio municipal de Limpieza hasta abril, 24 depósitos fueron quemados en el municipio. De ellos, 9 eran de materia orgánica, otros tantos de plásticos y envases, 4 de papel y 2 de vidrio.

La quema de contenedores se ha incrementado ligeramente con respecto a 2017. De promedio, se ha pasado de 5 repositorios calcinados al mes a los 6 que se están registrando ahora. En todo caso, si se observa solo el primer trimestre, el número de incendios se ha reducido con respecto a la anualidad pasada, siendo su evolución de 25 casos en 2017 a 23 casos en 2018. Con estos datos, el ritmo de quema de contenedores en la capital es de uno cada cinco días.

Si se observa con la perspectiva del tiempo, la situación ha mejorado en cualquier caso. En 2013, por poner un ejemplo, el número de contenedores que se quemaban en las calles rondaba los 10 al mes; y en 2014, la cifra llegaba a los 8. Los peores momentos de esta moda se registraron entre enero de 2012 y octubre de 2013, con 196 contenedores calcinados; y entre marzo de 2008 y los primeros días de 2009, con 184.

Así las cosas, parece que los 62 contenedores quemados en 2017, o los 24 que llevamos este año, no parecen tanto. Pero no hay que dejarse engañar. Estos actos tienen serias repercusiones económicas. La reposición de los depósitos tiene un coste importante: en 2017 supuso un gasto de 44.607 euros - 3.717 euros al mes; y en lo que vamos de año, ya hemos gastado 17.263 euros de dinero público por este motivo, con una media de 4.406 euros al mes.

Y eso sin contar los riesgos de propagación de incendios que representan estos actos. No es la primera vez que el fuego que afecta a un contenedor de basura acaba dañando un vehículo o una vivienda. Así lo recuerda la concejala de Limpieza, Pilar Álvarez, cuando explica que «los incendios intencionados de contenedores, y en general el vandalismo sobre el mobiliario urbano de la ciudad, generan un peligro inadmisible por el riesgo de propagación del fuego al entorno». Y añade que «además suponen un coste de recursos económicos y logísticos para los servicios públicos que se podrían emplear en otros usos necesarios como educación, cultura, obra o servicios sociales».

Los principales objetivos de estos ataques son los contenedores grises, también porque son los más numerosos. Durante el pasado año, el 47% de los repositorios afectados por las llamas fueron de este tipo, frente al 23% de los depósitos de papel afectados, el 19% de envases y latas, y el 11% de vidrio.

  • 1

    ¿Le parece que el muelle de Sanapú, junto al acuario de Las Palmas de Gran Canaria, es el mejor sitio para instalar un astillero de yates de lujo?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados