Sombra para el frente marítimo

26/07/2019

El Ayuntamiento comenzó ayer a instalar la primera de las dos grandes pérgolas que generarán más de 460 metros cuadrados de sombra en el ámbito de la Base Naval y el muelle de Santa Catalina. Pesa 14 toneladas y tiene 300 metros cuadrados de superficie

ETIQUETAS:

El área de Urbanismo del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria comenzó este viernes a instalar las dos grandes pérgolas que generarán más de 460 metros cuadrados de sombra en el ámbito de la Base Naval y el muelle de Santa Catalina, completando así de forma definitiva las fases segunda y tercera del proyecto del parque marítimo que se ejecuta en el entorno de la plaza de Canarias.

El Consistorio de la capital grancanaria procedió en la jornada de este viernes a instalar la primera de ellas -la que tiene mayor tamaño- y que cuenta con un peso de 14 toneladas y 300 metros cuadrados de superficie, que se procedió a montar en las últimas semanas en el entorno del frente marítimo.

Para el montaje de la nueva estructura fue necesario la utilización de dos grúas móviles autopropulsadas.

El Ayuntamiento capitalino ha cerrado el paso a los viandantes por esta zona mientras duren los trabajos de instalación de las referidas marquesinas.

La segunda pérgola, que cuenta con una superficie de 160 metros cuadrados, se instalará dos semanas después de la colocación de la primera estructura. Una vez instaladas sobre la base, los operarios seguirán trabajando en el montaje definitivo de la dos estructuras.

Urbanismo abrió al público la segunda y la tercera fase del proyecto el pasado mes de mayo, unas actuaciones que incluyen un carril bici que discurre paralelo a la Avenida Marítima, situado entre la Base Naval y el entorno del muelle de Santa Catalina.

La actuación, que se inició en el año 2017 una vez ejecutada la primera fase del parque marítimo, tienen como objetivo mejorar todo el entorno del muelle de Santa Catalina que sirve de puerta de entrada y salida de los cruceristas que llegan a la ciudad, facilitando el tránsito de estos a espacios como el parque de Santa Catalina, la playa de Las Canteras o el entorno comercial de la avenida Mesa y López.

La actuación, entre otras mejoras, ha permitido que la zona más estrecha, cerca de la Base Naval, y que prácticamente nadie utilizaba, disponga ahora de unos 20 metros de paseo totalmente accesible, con flora autóctona, dando un toque más verde a todo el entorno, que ademas contará con elementos urbanos de gran atractivo como es el caso de una nueva pérgola.

Mirador. En las dos fases del proyecto, que se ejecutaron de forma simultánea, se procedió al cierre de la escollera mediante la construcción de un paseo lineal que funciona como mirador con una barandilla de cristal en el lado del mar.

Además, se ha construido una losa en voladizo sobre el mar, y se han creado dos marquesinas apoyadas en diversos pilares de aluminio para dar sombra a la zona que tienen una superficie de 460 metros cuadrados.

El proyecto de ejecución se ha desarrollado en el ámbito que va desde la Marquesina situada junto al muelle de Santa Catalina hasta la Base Naval.

Vegetación. El proyecto del frente marítimo que ejecuta el área de Urbanismo también contempló como novedad la adecuación de una zona para la plantación de diversas especies de ambiente marino pertenecientes a la flora canaria como bejeques, tabaibas dulces o perejil de mar, dejando preparada la red de riego para posteriores ampliaciones, una red de drenaje de las aguas pluviales, y la instalación de la red de alumbrado en la zona.

El parque marítimo de la capital grancanaria, una vez acabadas las tres fases que lo integran, ocupa una superficie global de 6.392 metros cuadrados distribuidos en tres alturas, y tiene forma geométrica triangular como homenaje a la tradición de la vela latina canaria.

Los trabajos estaba previsto que concluyen en abril de éste año, así al menos lo avanzó en enero el concejal de Urbanismo, Javier Doreste, después de visitar la actuación que el Ayuntamiento realiza en el frente marítimo de la ciudad, en sus fases 2ª y 3ª.