Sierra Nevada cumple dos años cerrada

14/02/2020

Un tramo de la vía del risco de San Nicolás se cerró al tráfico el 14 de febrero de 2018 por la construcción del mirador de Punta de Diamante. Los vecinos denuncian que a día de hoy siguen «a la espera de que el Ayuntamiento busque una solución» para su apertura.

El día de San Valentín ha perdido todo su componente romántico para los vecinos de la zona alta del risco de San Nicolás. La razón es que tal día como hoy de 2018 se cerró al tráfico el tramo de la calle Sierra Nevada comprendido entre Mirasol y el acceso a la trasera del Hospital Militar para acometer los trabajos de construcción del mirador de Punta de Diamante, una actuación que estaba previsto durara seis meses pero que dos años después mantiene la zona clausurada al paso de vehículos, incluido el transporte público, y con el proyecto por concluir.

«Los vecinos seguimos a la espera de que el Ayuntamiento busque una solución a la apertura de la calle Sierra Nevada», comenta Israel Medina, presidente de la asociación de vecinos Cofiris, en alusión a un corte de vía que debió concluir el 14 de agosto pero que finalmente se ha visto dilatado en el tiempo a causa de que las excavaciones realizadas en la zona dejaron al descubierto restos de la muralla original de la ciudad.

En relación a ese hallazgo, ya Medina denunció en enero del pasado año que si bien en su momento se valló la zona para proteger el yacimiento, la obra seguía parada y ese perímetro de seguridad era solo un recuerdo.

Pero la queja del representante vecinal se centra principalmente en el hecho de que «no nos han dado respuesta tampoco a la petición de que Guaguas Municipales ponga una guagua que llegue a la parte trasera» del Hospital Militar, donde se encuentra «el otro corte de la carretera». Y es que recuerda que el cierre de una parte de Sierra Nevada obligó a suprimir varias paradas del itinerario de las líneas 80 y 84, las que prestan servicio al barrio.

Medina asegura que «el concejal de Urbanismo lleva dos años diciendo que se está negociando para poder comprar terrenos a Defensa y abrir la carretera por otro lado», pero no han visto progresos en este sentido.

Además, critica que «el concejal de Transporte, José Eduardo Ramírez, tampoco se ha dignado a buscar una solución», y recuerda que en la anterior legislatura era además el edil del distrito Centro, al que pertenece el barrio. Respecto a la nueva responsable, Mari Carmen Reyes, explica que «nos reunimos hace 15 días con ella, le planteamos el asunto y nos dijo que es un tema complejo que se está mirando», pero «mientras, seguimos los vecinos sin transporte, las personas mayores sobre todo».

El portavoz vecinal lamenta una situación que califica de «tomadura de pelo» y remarca «el total abandono» del barrio. «Estamos cansados, estamos hartos y aquí nadie hace nada», señala.

Críticas de CC-UxGC

El concejal de CC-UxGC en el Ayuntamiento, David Suárez, apunta que «lo que es verdaderamente lamentable no es la nefasta actuación del grupo de gobierno capitalino con respecto a los restos del castillo del Rey en lo alto del Risco, como venimos denunciando y reivindicando desde hace mucho tiempo. Lo lamentable, lo doloroso para una ciudad como la que vivimos es que sus gobernantes, aquellas personas que tienen el honor de llevar al máximo todos los valores de la misma, se queden parados. La inacción, el abandono, la permanente negligencia que ha caracterizado a este grupo de gobierno, heredados del anterior y que parecen valorar en mucho, cuando mantienen el patrimonio cultural e histórico en un doloroso abandono que podría convertirse en pérdida debido en la intemperie».

Añade que «la Punta de Diamante del castillo de San Francisco es un símbolo más de tanto y tanto que se pierde de nuestro patrimonio de todo tipo por la apatía en que vive nuestra ciudad» y que «su alcalde y concejales de gobierno imprimen a todo lo que hacen o dejan de hacer».

«Una construcción que pronto cumplirá cuatro siglos mirando desde su atalaya a la población que ha variado, crecido y vivido mirando sus muros; y que podría desaparecer en cuatro años si estos concejales no ponen remedio a ello», alerta el edil capitalino.