Servicios sociales se queda el local de Ciudad Alta

27/06/2020

La AA VV El Mirador de Escaleritas y Altavista acusa al Ayuntamiento de incumplir el compromiso adquirido en 2017, en el que les habían ofrecido la gestión del lugar para sus actividades, después de que les comunicaron que cubrirán con él las necesidades servicios sociales.

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha resuelto la demanda de los servicios sociales de Ciudad Alta de un local con mejores condiciones para atender la alta cantidad de solicitudes que reciben. Pero lo ha hecho comunicándole a los responsables de la Asociación de Vecinos El Mirador de Escaleritas y Altavista que la sede que iban a tener entre las calles Padre Anchieta y Dr. Woelfel, concedida según ellos desde 2017, finalmente será utilizada por los servicios municipales.

«Ha sido un jarro de agua fría muy grande», indica de primeras Elisenda Suárez, presidenta del colectivo vecinal. «Estoy muy decepcionada con Prisco Navarro –concejal de Participación Ciudadana– porque ni siquiera nos dio la posibilidad de abordar el asunto. Llevábamos mucho tiempo confiando en disponer de este loca y ahora, cuando ya están terminando las obras, nos dicen que se lo darán a servicios sociales porque ellos tienen la prioridad», afirma.

La situación se desencadenó esta semana. La llegada de la «nueva normalidad» hizo reincorporarse a la actividad física a los trabajadores de servicios sociales de Ciudad Alta, en sus oficinas de la Avenida de Escaleritas. El espacio está superando su capacidad logística, ya que tras los cierres de las oficinas de Cruz de Piedra y La Feria los profesionales se encuentran «hacinados» en estas dependencias.

Cuando comenzaron las obras de la nueva infraestructura las reclamaron para dar un mejor servicio a los ciudadanos. Y cuando ya encaraban su recta final las volvieron a solicitar, obteniendo como respuestas que allí tendría su nueva sede la asociación vecinal.

Ante el gran volumen de trabajo que estaban recibiendo en el edificio Bahía los trabajadores de servicios sociales hicieron público un comunicado en el que señalaban, a su vez, que no se daban las condiciones sanitarias ni para respetar la protección de datos de los demandantes de ayuda.

La sede de Escaleritas no reúne las condiciones

Rosa Viera, concejala del Partido Popular, fue a visitarlos el pasado lunes y se trasladó la información al edil de Participación Ciudadana, que afirmó no estar al tanto del asunto.

Y de esa forma se resolvió la cuestión. Navarro llamó en la tarde del jueves a la Asociación de Vecinos El Mirador de Escaleritas y Altavista les comunicó que no podrían disponer del local, en el que ellos ya habían comenzado a planificar sus actividades.

Suárez añade que intentarán movilizar a su junta y sus socios para encontrar una solución. «No nos dieron ninguna alternativa, a pesar de que hasta el alcalde Augusto Hidalgo nos había prometido el local. Pensamos ir al pleno a protestar y ya hemos registrado nuestra participación para el próximo», indica la líder vecinal.

Duro palo

La representante del colectivo vecinal asegura que ha sido un duro palo para ellos, y en servicios sociales se celebraba con cautela la noticia, la que no contaban con comunicación oficial al respecto por parte del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria.

Elisenda Suárez asegura estar sin alternativas. «Hacemos muchas actividades para los residentes del barrio pero no disponemos de las instalaciones adecuadas. Ahora creo que nos quedamos sin nada, porque no hay en la zona otro local adaptado a nuestras necesidades como este con el que ya contábamos porque el Ayuntamiento se había comprometido a cedernóslo», manifestó.