Salvador Manrique de Lara reclama que se reconsidere el carril bici

01/07/2020

Los vecinos de la vía solicitarán al Ayuntamiento que se replantee el proyecto y lo sitúe en la acera para evitar eliminar aparcamientos en una zona en la que muchos edificios carecen de garaje.

La implantación del carril bici que inició el Ayuntamiento capitalino el pasado 25 de junio en la calle Salvador Manrique de Lara, en el entorno de Madera y Corcho, trae de cabeza a unos vecinos que han comenzado a organizarse. La idea es presentar un escrito a las autoridades municipales suscrito por todas las comunidades que pueblan esta vía y que se sienten afectadas por un proyecto que, dicen, elimina casi un centenar de plazas de aparcamiento libre en un zona en la que muchos edificios carecen de garaje.

Por eso se plantean pedir al Consistorio que reconsidere la actuación y le proponen una alternativa: utilizar parte de la acera para el paso de bicicletas, ya que aseguran cuenta con una ancho suficiente.

«No estamos en contra del progreso ni del carril bici ni en contra de las medidas de sostenibilidad del Ayuntamiento», aclara Juan Carlos Betancor, uno de los vecinos afectados que en la mañana de este martes mantuvo un encuentro en la referida calle con los representantes de CC-UxGC en el Consistorio de la ciudad, para expresarles su preocupación por la implantación de un carril bici que asegura «se ha puesto a las bravas».

Añade que la actuación elimina «50 plazas de aparcamiento» en el lado de los números pares, donde dice existe una acera lo suficientemente amplia como para albergar este carril bici, o bien haber optado «por el lado de los pares», donde el impacto habría sido menor «porque allí no se aparca en batería».

En cualquier caso, apunta que se pierden otras «20 o 25» plazas junto al cuartel de Aviación a las que se añadirán las que se resten en el lado derecho de la vía, en donde se reubicarán contenedores y vados además de que «habrá que aparcar en línea», porque de lo contrario el ancho de la calzada, que es de doble sentido, queda «muy justo».

Betancor recuerda que este proyecto repercute en «cerca de 4.000 vecinos y unas 1.500 o 2.000 viviendas», ya que señala que en este entorno se encuentra la urbanización Madera y Corcho, «con 8 o 10 portales, con 13 plantas y cuatro viviendas por planta», ademas de muchas otras, «como las de los militares», que no tienen garaje.