Parón vecinal al parque de la Nueva Isleta

07/05/2019

Un grupo de vecinos paró ayer durante unas horas la construcción del espacio libre entre el colegio Galicia y las instalaciones militares. Se oponen al destrozo de la montaña, aunque el Ayuntamiento dice que la actuación es «blanda» y está consensuada con el barrio.

Un grupo de vecinos de La Isleta irrumpió en la mañana del lunes en la zona de obras del futuro parque de la Nueva Isleta y pararon el desarrollo de los trabajos por lo que consideran un atentado contra el patrimonio natural. Para ellos, se está produciendo un destrozo de las coladas volcánicas de la montaña, en el tramo comprendido entre la trasera del colegio Galicia y el muro que separa la zona militar.

Ahí el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha iniciado recientemente una actuación para habilitar un huerto urbano de dieciséis parcelas, un aseo, un almacén, un invernadero, un parque para perros, recorridos peatonales accesibles para personas con movilidad reducida y una pequeña plaza con graderíos para que los residentes puedan reunirse. La obra fue adjudicada a la empresa Hermanos García Álamo por un importe de 348.000 euros.

Pero los vecinos que se concentraron ayer en la Nueva Isleta y que finalmente paralizaron por unas horas la obra entienden que el proyecto no ha sido consensuado con el barrio y que además se extralimita en cuanto a las peticiones iniciales, que eran «una limpieza y que se pusiera una serie de huertos urbanos».

Así lo explica Felipe Ros, que el viernes pasado presentó una denuncia ante el Seprona de la Guardia Civil por «picar y destruir parte de la montaña de la Nueva Isleta, en concreto el macizo de basalto que sustenta la colada de tefra y piroclasto (...), que forma una unidad geológica con la montaña del Vigía».

En el texto se especifica que la zona afectada es suelo rústico de protección paisajística, lo que no permitiría más que los huertos urbanos. «El resto del proyecto vulnera la ordenación de la zona», exponen los denunciantes en otro escrito dirigido al alcalde de la ciudad, Augusto Hidalgo, en el que solicitan la paralización de la actuación urbanizadora.

Sin embargo, el concejal del distrito, Sergio Millares, aseguró que el nivel de protección que tiene esta parte de la montaña «permite determinadas intervenciones para uso recreativo». Así, aclaró que «todo lo que se ha establecido -en el proyecto de parque- entra dentro de las determinaciones del Plan General de Ordenación y está dentro de la legalidad».

El edil recordó que el espacio en el que se está interviniendo estaba muy degradado. «Era un auténtico chiquero, con cacas y pulgas», indicó. Y limitó la intervención, que calificó como «blanda», a los montículos que hay en la zona. Para él, esto no significa afectar a la montaña, sino recuperar una zona abandonada.

Millares indicó que el proyecto «ha sido un modelo de participación extraordinario», tanto con la comunidad educativa del colegio Galicia, como con el Foro por La Isleta y unos «trescientos vecinos del entorno del colegio».

Sin embargo, el Foro por La Isleta considera que la participación vecinal en la definición del proyecto «ha sido baja». En todo caso, su presidente Félix Alonso se desmarcó de la manifestación de este lunes. «El proyecto se presentó deprisa y corriendo, y el tiempo en que se expuso en el centro Pepe Dámaso fue corto», explicó el representante del Foro por La Isleta, «pero tampoco queremos que se pare ahora porque eso perjudicaría a todos». El Foro por La Isleta es partidario de seguir adelante con el parque pero introduciendo, en la medida de lo posible, pequeñas modificaciones «para que no sea una obra mastodóntica».

Alonso indicó que las dos principales preocupaciones que tenía el foro eran que el parque no afectara la espacio natural y que no hubiera «un desmonte terrible», algo que ha sido garantizado por los técnicos municipales en una reunión.

Por su parte, el concejal de Unidos por Gran Canaria, David Suárez, lamentó el inicio de la actuación «sin transparencia». En su opinión, «surgen dudas al empezar las máquinas a demoler sin saber lo que está protegido y lo que no». Para el edil, «el alcalde, Augusto Hidalgo, está provocando enfrentamientos entre los vecinos».

La comunidad directiva y docente del colegio Galicia sí mostró su apoyo al proyecto. La propuesta servirá al centro para tener una salida de emergencia y además un lugar de expansión para los niños. Además, mejorará la seguridad porque desde esta zona han sufrido dos robos en cuatro años.

  • 1

    ¿Se ha mentalizado la ciudadanía de que no se debe ensuciar la playa de Las Canteras en la noche de San Juan?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados