Otro auto impone las mascarillas en el servicio de ayuda a domicilio

01/04/2020

Un juez de la capital grancanaria emite un nuevo fallo -el tercero en once días- que obliga a Clece a dotar de equipos a los trabajadores. La empresa ya empezó a repartir protectores. Los empleados piden una mayor ayuda del Ayuntamiento

Una nueva resolución judicial insiste en la obligación de la compañía Clece -actual adjudicataria del servicio de ayuda a domicilio de Las Palmas de Gran Canaria- de dotar a sus trabajadores de los equipos de protección imprescindibles para poder desarrollar su labor asistencial en condiciones de seguridad ante la crisis sanitaria que estamos viviendo como consecuencia de la expansión del coronavirus. El magistrado-juez del juzgado de lo Social 8 de la capital grancanaria, Carmelo Batista, emitió un auto este lunes en el que recuerda que los empleados deben tener guantes, batas desechables, gel desinfectante y mascarilla.

La decisión judicial, la tercera en el mismo sentido en los últimos once días, desestima la petición de Clece, que había solicitado la suspensión de la obligación de repartir estos equipos de protección individual entre sus trabajadores, así como la multa de mil euros diarios por cada día de demora en el cumplimiento de lo acordado. Estas exigencias habían sido impuestas por el juez en el auto de 23 de marzo.

La compañía alegó que los autos -el del 23 y el anterior de medidas cautelarísimas del 19- le imponían una «obligación de cumplimiento imposible», colocándola en una situación de «indefensión e inseguridad jurídica».

El juez rechazó de modo tajante estas pretensiones. «Por encima de los planteamientos formales de una pretendida inseguridad jurídica e indefensión de la empresa, prima, con carácter absoluto, el inalienable derecho de los trabajadores que prestan servicios a unas mínimas garantías de seguridad en su actividad laboral», expone en la resolución contra la que no cabe recurso alguno, «no estamos ante una obligación de imposible cumplimiento, máxime si atendemos al volumen económico de la empresa que ahora solicita la suspensión de las medidas acordadas».

El auto se conoce días después de que Clece haya empezado a repartir mascarillas entre los trabajadores del servicio. «Ellos compraron 14.000 mascarillas, y esta semana otras 19.000», explica la presidenta del comité de empresa, Lidia Cordero, «el viernes pasado, la empresa dotó de mascarillas al personal, nos dio siete por auxiliar y mañana (hoy para el lector), nos van a dotar de más, junto a uniformes desechables». En cuanto a los guantes, siempre dispusieron de ellos.

«La empresa se está implicando», prosiguió la representante de los auxiliares, quien informó también de que Clece está formando a los trabajadores en el manejo de un posible caso de Covid-19. No obstante, Lidia Cordero echa en falta una mayor implicación del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria en el asunto de los equipos de protección. «Solicitamos a la administración que ellos, que tienen más acceso al Gobierno de Canarias, nos dotaran de material, y aunque no nos lo han negado, llevamos tres semanas y no nos ha dado nada», lamentó.

Sus compañeras de Santa Cruz de Tenerife, que no tuvieron el mismo reconocimiento de derechos en el juzgado, sí han recibido, en cambio, material del Ayuntamiento. María Dolores Brito, de UGT, explicó que el Consistorio les cedió 283 protectores faciales y 38 mascarillas profesionales para los trabajadores que manejan a encamados. Además, la empresa les facilitó también mascarillas similares a las de los enfermeros.

Las representantes de UGT en el comité de empresa del servicio de ayuda a domicilio de Las Palmas de Gran Canaria y Santa Cruz de Tenerife, Lidia Cordero y María Dolores Brito, respectivamente, informaron que por el momento no se ha registrado ningún caso positivo por coronavirus entre la población atendida ni entre los trabajadores. Brito lamenta que la misma indefensión planteada por los trabajadores no tuviera el mismo respaldo judicial en Tenerife.

Las representantes de UGT en el comité de empresa del servicio de ayuda a domicilio de Las Palmas de Gran Canaria y Santa Cruz de Tenerife, Lidia Cordero y María Dolores Brito, respectivamente, informaron que por el momento no se ha registrado ningún caso positivo por coronavirus entre la población atendida ni entre los trabajadores. Brito lamenta que la misma indefensión planteada por los trabajadores no tuviera el mismo respaldo judicial en Tenerife.