Minerva Hernández: «El esfuerzo y la perseverancia tienen recompensa»

    Cargando reproductor ...
13/02/2020

Tiene 26 años, es natural de Fuerteventura y lleva desde los 19 años viviendo en Gran Canaria. Estudió Derecho y está preparando la especialización por distancia en Derecho Penal en la Universidad San Pablo CEU. Participará en octava posición con el diseño Vida de Josué Quevedo, representado a Multiópticas.

— ¿Cómo surge la opción de presentarte a reina del carnaval 2020?

— Mi diseñador es Josué Quevedo, somos amigos desde hace muchos años, llevo ayudándole en los otros dos trajes de reina que presentó y estoy muy ligada al equipo a todo el Tema Quevedo y a su novio Giovanni Déniz. En estos últimos años de amistad siempre ha visto que tenía muchas ganas de presentarme, soy amiga, admiradora y me siento casi de la familia. En marzo del año pasado en un almuerzo de agradecimiento a todo el equipo que le ha estado ayudando me hicieron un vídeo sorpresa donde desvelaban la candidata de este año y salía mi foto. Me eché a llorar, me puse loca de contenta y para mi es un honor impresionante llevar uno de sus diseños y que confíe en mi.

— ¿Cómo estás viviendo todo el proceso? ¿Muchos nervios?

— Está siendo un proceso muy bonito porque he empezado con ellos desde el principio y ver como se ha ido creando la estructura y las piezas y como él tiene todo en la cabeza, cómo lo traslada y lo transmite con tanta energía y es capaz de plasmarlo en los materiales sin que te tenga que enseñar una foto. Está siendo algo súper mágico. Más que nervios tengo muchas ganas, porque me encanta el carnaval y desde pequeña la gala de la reina era de las pocas noches en las que mi madre me dejaba acostarme tarde.

— ¿Qué es lo que te gusta del carnaval?

— La gala de la reina y la gala drag, pero para disfrutarlo en la calle me gusta mucho el carnaval de día. Creo que se aprecian más los disfraces. Me encanta trabajar mucho los disfraces, en mi familia somos muy entusiastas del carnaval, de comprar barras de silicona y cuatro trozos de tela y hacerte un disfraz en el último momento.

— ¿Qué supondría para ti ser reina del carnaval 2020?

— Sería un sueño hecho realidad. Un orgullo para mi y, ahora que estoy tan implicada con todo el equipo de Josué, sería el doble de importante demostrarle que los sueños se cumplen, que los esfuerzos y la perseverancia se notan y tienen su recompensa.

— ¿A quién se lo dedicarías?

— Al equipo y sobre todo a mis padres. Sí yo estoy pasando este proceso de nervios ellos lo están sufriendo el doble porque saben lo importante que es para mi, y han sido un apoyo principal.

— ¿Qué crees que puedes aportar como reina que no puedan las otras?

— Soy seguidora y fiel al carnaval y creo que al final la figura de reina es, por decirlo de alguna manera, una institución, tienes que representar los valores del carnaval, tener esas ganas, ese saber estar esa capacidad y esa inteligencia emocional que se necesita a la hora de defender el carnaval de Las Palmas de Gran Canaria a nivel internacional.

— ¿Qué te parece que haya gente que considere machista este tipo de concursos?

— Creo que sí estamos hablando del empoderamiento de la mujer este es uno de los momentos del carnaval en el que se puede manifestar aún más ese empoderamiento de la mujer, esa confianza y esas ganas. Además, nadie entra obligada. Es un sueño que tenemos todas. Creo que es todo lo contrario, el mensaje que transmite es el del empoderamiento de la mujer, las ganas, la fuerza y en el que se puede demostrar. Creo que es necesario eventos como la gala de la reina donde se remarque la fuerza que tiene la mujer.

— Este año un chico ha intentado presentarse a la gala de la reina. ¿qué te parece?

— Sí, creo que al final si estamos teniendo este tipo de demandas de gente que también es su sueño se tendrían que revisar las bases o buscar alguna alternativa para que también participen. Tenemos un candidato al trono infantil, ¿porqué no podemos tener un candidato a rey del carnaval? Es evolucionar, hacer el carnaval para todos.

— ¿A qué otro concurso te presentarías sin dudarlo?

— Posiblemente al concurso de murgas porque soy muy murguera. Cuando vivía en Fuerteventura estuve en una murga infantil Chiquirompi y el año que pude estuve en la adulta en Rompe y Raja.

—¿Cuál es tu recuerdo carnavalero más divertido?

—No podría elegir uno pero me quedo con los días previos preparando los disfraces con mis amigos y con mi hermana. Quemándonos con las barras de silicona, pegando lentejuelas y todo lleno de purpurina. Las noches y los días de carnaval son espectaculares por esos momentos previos.

— ¿Cuál es tu cuento preferido? ¿Porqué?

El Principito. Es el cuento que tengo en la mesilla de noche siempre. Por los valores que transmite y por todo lo que me enseño indirectamente de pequeña y todo lo que me ha transmitido a lo largo de los años cuando me lo he releído. Siempre saco una reflexión diferente. Creo que es un manual que deberíamos tener siempre cerca.

— ¿De qué disfrazaría al alcalde? ¿y al presidente del Gobierno?

— De magos, porque la política es muy complicada y la atención al ciudadano es muy difícil y creo que estamos en una época en la que hace falta mucha magia.

— ¿Eres más de cine o de series? ¿Cuál es la última que has visto?

— Ahora con Netflix soy más de series pero siempre he sido más de cine. Me estoy viendo ahora The Crown que estoy empezando y que me habían recomendado. La última que terminé fue The Politician y Hierro que me encanta, la he visto dos veces, es espectacular. La isla es un personaje más de la serie.

— Si te concedieran tres deseos, ¿cuáles serían y porqué?

— Pediría empatía, que todos tuviésemos un toque de empatía porque creo que estamos en un momento en el que nos cuesta entendernos y no nos escuchamos. Más tranquilidad, al menos un día de paz, sin tanto ajetreo en el día a día con estos días tan confusos y turbios que vivimos, y poder ver más a mis padres, tener un puente de Gran Canaria a Fuerteventura para poder ir todos los días a verlos y volverme a cenar a casa.