Los perros que suban a la guagua solo podrán viajar en transportín

21/02/2020

Los animales no pueden estar en el suelo, ni siquiera con correa. Las mascotas tienen desde ayer abiertas las puertas del transporte público colectivo con un límite de siete kilos de peso

Maya, una mezcla de chihuahua y terrier, fue oficialmente la primera mascota que hace uso del transporte público, al margen de los perros guías que acompañan a las personas invidentes y que han tenido siempre abiertas las puertas de las guaguas. Pero Maya es un perro de compañía y como ella todos los animales pueden subir desde ayer, siempre y cuando se cumplan unos requisitos: que su peso no exceda de los siete kilos; que vayan en transportín durante todo el recorrido, que no supongan un peligro o una molestia para el resto de los usuarios por el olor o el ruido, y que las dimensiones del habitáculo, que deberá ser impermeable y ventilado, se ajusten a los estándares del equipaje de mano, que son de 45 x 35 x 25 centímetros.

Maya se subió a la guagua en el transportín que llevó el concejal de Movilidad del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, José Eduardo Ramírez, quien anunció de esta forma la posibilidad que tienen desde este jueves los propietarios de mascotas, una vez que entró en vigor la nueva ordenanza de tenencia de animales de la ciudad.

«Es una respuesta a una vieja reivindicación de la ciudadanía», justificó el edil, «hemos asimilado las normas de acceso de mascotas a las que disponen otras compañías de transporte público en el resto del Estado».

Una persona podrá subir tantos transportines como pueda acarrear y no pagará ningún suplemento por ello. Una vez dentro de la guagua, podrá depositar el habitáculo en el suelo o colgárselo al hombro, en el caso de ir de pie, o tendrá que situarlo sobre sus rodillas si va sentado.

El transporte de animales en la guagua no requerirá de otras exigencias como el bozal, la correa o los aerosoles para limpiar orines que sí exigen para la vía pública.

Los perros de mayor tamaño seguirán teniendo vedada la entrada a las guaguas.

Ramírez estuvo acompañado por el concejal de Salud Pública y Protección Animal del Ayuntamiento, Luis Zamorano, quien destacó que la entrada en vigor de la nueva ordenanza de tenencia de animales actualiza la normativa que ha estado en vigor en la ciudad durante los últimos veinte años.

El edil indicó que se potencia el bienestar animal y se regula la convivencia en las comunidades de vecinos y en los espacios públicos, así como se ordena la actuación con las colonias de gatos y se incluye la normativa vigente relativa a la tenencia de perros potencialmente peligrosos, entre otros asuntos.

Zamorano indicó que el número máximo de mascotas por domicilio que fija la ordenanza -cinco animales- se escogió porque así aparece en otras normas similares. En todo caso, aseguró que todo dependerá finalmente de las condiciones sanitarias de los animales y de si existen problemas de convivencia con el resto de los vecinos.