Los ingresos por multas crecerán este año hasta los 15,54 millones

29/01/2020

Las sanciones de tráfico, las que se imponen por alterar la convivencia ciudadana y el impago de la zona azul reportarán en 2020 tres millones de euros más de las previsiones iniciales del 2019. En el año 2018, de la cuantía inicial (18,17 millones) solo se cobró el 63%, menos de doce millones.

El presupuesto del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria prevé para 2020 un escenario de aumento de ingresos como consecuencia de las multas que pasa al cobro a sus ciudadanos. Si en 2019 se había fijando una previsión inicial de 12,51 millones de euros, para el presente ejercicio económico, esta cifra crecerá hasta los 15,54 millones de euros, lo que representa un incremento en torno al 24%.

De esta cuantía, las infracciones de tráfico representan la principal fuente de ingresos, con 10,5 millones de euros; le siguen, en orden decreciente, el impago de las zonas azul y verde, por el que se espera recaudar 3,71 millones de euros; las multas de convivencia ciudadana, que supondrán casi un millón de euros; y otras multas, que se quedan en algo menos de 380.000 euros.

Sin embargo, son las infracciones de la convivencia ciudadana las que más crecen: se disparan un 128% respecto al año anterior. En otras palabras, se triplican los ingresos previstos por este concepto, pues se pasa de 290.000 euros en 2019 a 950.000 euros en el presente ejercicio, según los datos que obran en el presupuesto municipal que se llevará a aprobación este viernes.

Desde el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria se informa que se trata de previsiones que dependen, entre otras cosas, de «la actualización del sistema para optimizar la gestión».

Las sanciones de tráfico subirán un 20% (+1,75 millones de euros en relación al año pasado) y las reclamaciones por el abono de las zonas de estacionamiento regulado también se incrementarán un 20% (610.000 euros más que en 2019). En cuanto al epígrafe de otras multas, se mantiene casi invariable, con un crecimiento que no llega ni al 1% (+3.736 euros).

Las multas que son impuestas por la Policía Local o por los operarios de la zona de estacionamiento regulado representan casi el 4% de todos los ingresos del Consistorio capitalino.

En todo caso, las previsiones contempladas en el presupuesto no siempre son cumplidas por el grupo de gobierno. De acuerdo con la liquidación de las cuentas de 2018, solo se tramitó el 65% de las cifras iniciales asignadas a las multas (6,93 millones de 10,63 millones); el 57% de las sanciones por impago de la zona azul y verde (3,86 millones de 6,77 millones); y el 115% de las multas por convivencia (se preveían 280.000 euros y se registraron infracciones que generaron derechos por valor de unos 320.000 euros».

Enmienda de Ciudadanos

Por otro lado, el grupo municipal de Ciudadanos (Cs) anunció que presentará una enmienda a la totalidad a los presupuestos de 2020 elaborados por el tripartito (PSOE, NC y Podemos), al entender que «estas cuentas tienen un margen muy amplio para aliviar la presión fiscal a nuestros vecinos», dado el «escaso grado de ejecución de los capítulos 6 (inversiones) y 7 (transferencias de capital) de los presupuestos de 2019», así como «los 25 millones de euros de remanente del ejercicio anterior que han sido incapaces de gastar».

La portavoz de Cs, Beatriz Correas, explicó que «el capítulo de inversiones presenta un grado de ejecución en 2019 del 37%, lo que supone que se han quedado sin gastar 32.753.817 euros», a los que hay que añadir «más de 25 millones de euros de remanente», e hizo también referencia a «la escasa ejecución del capítulo de transferencias de capital, que solo alcanzó el 34%».

«Estos datos demuestran que existe un amplio colchón para acometer una reducción de tasas e impuestos», así como para «derogar algunos impuestos, como la tasa por la concesión de una licencia de apertura y la tasa por derechos de examen», aseguró Correas.