La lucha contra el coronavirus

Los alumnos de la Escuela Música rechazan el ERTE

02/04/2020

La asociación de alumnos de la Escuela de Municipal de Educación Musical de Las Palmas de Gran Canaria (EMEM) ha manifestado su disconformidad con la decisión de suspender las clases a distancia a sus profesores y ha dicho que no existen argumentos para un ERTE de la concesionaria.

En un comunicado, EMEM destaca la «gran dedicación y un alto nivel de aceptación» de sus asociados al trabajo de los docentes y agrega que su respuesta era «muy satisfactoria y similar a la demanda que las familias» reciben de otros centros educativos.

Considera además que no existen argumentos para la realización de un ERTE de «dudosa justificación» que afecta al personal de un centro educativo que mantenía vivo un servicio que considera, en estas circunstancias de emergencia sanitaria por el Covid-19», todavía más esencial para la ciudadanía del municipio.

Por todo ello, solicita al Ayuntamiento que asuma la responsabilidad y el control del servicio durante el tiempo del estado de alarma por coronavirus y que, si la empresa Eulen no esta´ en condiciones de cumplir con su contrato, sea rescatado y continúe la tarea a través de una sociedad municipal.

«No entendemos que una empresa concesionaria de un servicio municipal fundamental para la población, que se mantiene en funcionamiento no sólo con las aportaciones de los alumnos, sino con subvenciones municipales, solicite un ERTE», destaca la nota.

Además, EMEM lamenta que se hayan puesto fin a unas clases que, gracias al esfuerzo de profesores y alumnos, han tenido bastante éxito y un amplio seguimiento, al igual que los miles de estudiantes del resto de Escuelas de Música y Conservatorios de España.

En su opinión es un sinsentido que se eliminen actividades culturales y educativas realizadas ‘online’ desde una administración pública justo en este momento, sobre todo cuando ya existe una partida municipal anual aprobada y los alumnos pagan sus cuotas con normalidad.

En esa línea, añade que ningún integrante del alumnado o sus padres habían hecho llegar a EMEM queja alguna sobre el funcionamiento del curso a distancia.

A su juicio, se trata de una medida que discrimina la educación musical y la cultura, dejando en mal lugar la política educativa del Consistorio capitalino.

EMEM traslada su apoyo y solidaridad a los profesores y todo el personal de la Escuela y, además, confía en que el Ayuntamiento y EULEN recapaciten y den marcha atrás a esa decisión.

Al alumnado, EMEM le pide que no pague más cuotas hasta nuevo aviso, que no se den de baja de la Escuela y que, con sus padres, continúen transmitiendo su desaprobación hacia esta medida en las redes sociales y por todos los medios que estimen oportunos.