Lo obligaban a comer heces y cucas y lo tiraban en silla de ruedas

20/10/2019

Cuatro personas, a juicio acusados de humillar y burlarse de personas drogodependientes y con discapacidad intelectual. La Fiscalía pide dos años de cárcel y 1.350 euros de multa para cada uno.

ETIQUETAS:

La Fiscalía Provincial de Las Palmas ha elevado acusación contra cuatro personas que, presuntamente, humillaban y se burlaban de personas drogodependientes y con discapacidad intelectual mientras los grababan en vídeo. Han sido acusados de un delito contra la integridad moral, otro leve de maltrato de obra y otro leve de lesiones, en unos hechos en los que, por ejemplo, se aprovecharon de un individuo al que obligaban a desnudarse, comer cucas y excrementos, o lo despeñaban montado en una silla de ruedas o dentro de un carro de supermercado por escaleras y carreteras. Este presunto caso de aporofobia –rechazo u odio al pobre– será juzgado a finales del presente año en la capital grancanaria.

Según el escrito de acusación de la sección de Delitos de Odio y Discriminación de la Fiscalía Provincial de Las Palmas, los acusados, Richard Fabián V. T., Daniel Pedro G. H., Elías F. Z. y Manuel Omar A. G., el 3 de mayo de 2017 y en las semanas anteriores, en el barrio de La Feria de Las Palmas de Gran Canaria se pusieron «de común acuerdo» entre sí y con otros individuos «para humillar y burlarse de personas especialmente vulnerables por sufrir drogodependencia o discapacidad intelectual».

Este presunto caso de aporofobia será juzgado a finales del presente año

Relata esta parte que les ofrecían «dinero, comida o droga» a sus presuntas víctimas para que accedieran a ser objeto de una grabación audiovisual que llevaban a cabo en horas de la madrugada y en plena vía pública. Además, «eran sometidos a situaciones de escarnio con total desprecio hacia su dignidad como personas, para luego recrearse y divertirse enviándose dichos archivos informáticos de vídeo unos a otros por aplicaciones o redes sociales de Internet», sostiene esta parte.

Así, en diversas ocasiones, hicieron que un varón mayor de edad, con una discapacidad psíquica del 53% (además de un 12% adicional por factores sociales) y drogadicto, «protagonizara distintos actos atentatorios contra su propia dignidad como persona y que, incluso, ponían en peligro su integridad física». La Fiscalía describe hechos tales como ser amarrado a una silla de ruedas e impulsado escaleras abajo o por una carretera para verlo caer, ser atado dentro de un carrito de la compra y empujado también por una cuesta hasta que cayera, dejarlo desnudo en la calle con una prenda en la cabeza y un palo en la mano mientras se colocaba en la calzada dirigiéndose a voces a los vehículos que aparecían por la vía, comerse insectos tales como cucarachas o también comerse excrementos.

Destaca el fiscal en sus conclusiones provisionales que a consecuencia de las caídas por las escaleras cuando fue amarrado a una silla de ruedas, por la carretera y dentro de un carrito de la compra, este individuo sufrió, al menos, «excoriaciones en brazo derecho y pierna derecha».

Tanto este perjudicado como su madre han manifestado que no reclaman indemnización.

  • 1

    ¿Le parece que el muelle de Sanapú, junto al acuario de Las Palmas de Gran Canaria, es el mejor sitio para instalar un astillero de yates de lujo?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados