Limpieza recula tras comunicar el finiquito a trabajadores del servicio

31/08/2018

Algunos empleados contratados temporalmente para Limpieza Viaria recibieron estos días la carta de finiquito a pesar de contar con la promesa de que sus contratos se renovarían hasta el mes de diciembre. Finalmente se garantiza su continuidad y se achaca la situación a un error.

El caso de los trabajadores temporales de Limpieza Viaria contratados por el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha vivido un nuevo capítulo, en el que la estabilidad laboral de los empleados ha vuelto a quedar en el aire. Algunos trabajadores recibieron estos días cartas de finiquito explicándoles que su relación contractual acababa el próximo martes cuatro de septiembre, a pesar de contar con la promesa original de que tendrían trabajo hasta el mes de diciembre. Tras varias reuniones con los responsables de Limpieza se les indicó que la notificación era producto de un error y que mantendrían sus puestos laborales.

La inquietud corrió estos días entre este grupo de empleados temporales, en concreto entre 123 según aseguraron fuentes de los trabajadores a este periódico. Contaban con la palabra del gobierno municipal de que su primer vínculo de seis meses sería prorrogado cuatro más de manera automática, pero estos días fueron notificadas las extinciones de un buen número de relaciones profesionales.

Algunos de estos empleados, a su vez, no salían de su asombro porque también habían sido repartidos los cuadrantes de las próximas semanas y muchos trabajaban el fin de semana posterior a la conclusión de su vínculo laboral.

Ante este escenario, los representantes laborales de estos trabajadores se reunieron con los responsables del área que tiene como titular a Pilar Álvarez (Las Palmas de Gran Canaria Puede) para reivindicar las posiciones que habían acordado con el Ayuntamiento y se les dio como argumento final que todo era un error. Que no se tenían que haber entregado esas cartas y que permanecerían en sus puestos.

«La sensación que tenemos es que si esas cartas estaban encima de la mesa de alguien es porque pensaban entregárnoslas, pero que por algún motivo al final tuvieron que cambiar de opinión», manifestó uno de los afectados.

Quedan dudas legales sobre su continuidad después del mes de diciembre.

Ahora estos contratados temporalmente entrarán en la segunda fase de su vínculo, pasando a un segundo contrato que les tendrá ligados al servicio de Limpieza Viaria al menos cuatro meses más, tras haber agotado la primera relación que se entró en vigor el pasado 1 de marzo después de una alocada carrera de obstáculos para poder firmar sus contratos.

Acceder a estas contrataciones temporales fue una auténtica odisea para los empleados. La primera situación se originó cuando la convocatoria y la contratación estuvo amenazada de quedar en el aire, al informarles el Ayuntamiento que no los iba a emplear finalmente. Esa situación generó un grave perjuicio a muchos de los que aspiraban al puesto, ya que habían dejado otras posiciones laborales en las que se encontraban para acceder a esta convocatoria municipal.

Tras una serie de reuniones Limpieza acabó sellando sus contrataciones pero, lejos del planteamiento original de la oferta laboral, acabó haciéndoles firmar un contrato de seis meses en vez de los diez prometidos inicialmente, con el compromiso de que al llegar a septiembre se les renovaría por otros cuatro meses.

Ahora, en un futuro nada lejano, queda por comprobar si se podrá otorgar una mayor duración a esos contratos en formato temporal que vencen el 31 de diciembre. Quedan dudas legales al respecto porque la oferta laboral del Ayuntamiento está clasificada dentro un contrato 402, que no admite prórrogas por estar encomendado a la elaboración de tareas.