Limitar el alquiler vacacional por distritos

09/09/2019

Urbanismo propone dividir la ciudad por zonas para asignar cuotas y regular el número de viviendas en cada barrio. Esperan por una reunión con el Gobierno que le dote de marco jurídico

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, aunque asume las restricciones competenciales que impiden que entre a regular el alquiler vacacional en la ciudad, sí que valora futuras acciones que están a la espera de un cambio normativo que le permita actuar. Fragmentar el mapa de la capital y limitar el porcentaje de viviendas que se pueden destinar a dicha actividad según las circunstancias de cada localización es una de las posibles medidas.

Así lo refiere Javier Doreste, responsable de Urbanismo en el gobierno municipal. «Una idea que hemos lanzado es que se nos permita asignar cuotas. Dividir la ciudad como se hace en ciudades como París o Berlín, donde se divide la ciudad por zonas y se fija el precio máximo de los alquileres por esa zona. Vegueta tiene una cuota asignada de camas hoteleras por el Plan General, no se pueden hacer más de 500 camas en la zona. Pues a lo mejor podremos asignar camas de alquiler vacacional a los barrios para que no se puedan exceder de un porcentaje, según los estudios de cada distrito, para poder seguir teniendo población en Las Palmas de Gran Canaria y que la gente no se tenga que ir fuera de la ciudad», asevera.

Doreste, eso sí, se confiesa atado de manos para afrontar esta situación a pesar de que entiende urgente entrar a regular el controvertido modelo de alquiler vacacional que se impone en estos tiempos. Por ello, confía en que pronto el Gobierno de Canarias siente en su mesa a los ayuntamientos para abordar la situación. «Estamos esperando porque no tenemos ningún instrumento para defender la ciudad de la agresión del alquiler vacacional. Hay que tener en cuenta que, como en todo, hay dos caras. Por un lado es muy agresivo y produce lo que llamamos la turistificación de barrios enteros. Con lo cual se pierde el carácter y la vida en los barrios. Otra parte negativa es su influencia en el alza de los alquilares en el centro de la ciudad. Puede causar problemas a los vecinos; subiendo y bajando maletas cada 15 días por las escaleras o el ascensor, por zonas comunes», comentó.

El gobierno municipal asume que no tiene aún competencias

No obstante, el también teniente alcalde del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria cuenta los factores positivos. «Puedes llevar turismo a barrios que en otros momentos de la historia de la ciudad no han tenido turismo y que eso les puede dar beneficios. Que hay pequeñas economías de personas que tienen una pensión o pocos ingresos y los pueden completar a través del alquiler vacacional. Por tanto es necesario ordenarlo», refirió el edil de Podemos.

Eso sí, pide un mayor margen competencial para los ayuntamientos en este respecto. « Pero para ordenarlo y regularizarlo lo que tenemos que tener son los instrumentos legales que ni el Gobierno central de Mariano Rajoy ni el Ejecutivo regional de Fernando Clavijo nos dieron. Por lo tanto, ahora esperamos sentarnos con el gobierno canario actual y hacer una ordenación del alquiler vacacional que facilite la vida a los ciudadanos de Las Palmas de Gran Canaria, a los que tienen viviendas de alquiler vacacional y a los vecinos que tienen que vivir con el alquiler vacacional», concluyó.